UNA ESCRITURA MESTIZA

El Códice Cozcatzin fue concebido dentro de la antigua tradición indígena, pero enriquecida ya con los procedimientos europeos, un brillante ejemplo de un nuevo tipo de escritura de carácter “mestizo”, a la que se podría considerar como eminentemente mexicana.

Así, los tlacuilos que trabajaron el códice incluyeron pictografías autóctonas y glosas escritas en caligrafía latina, de las cuales parte se escribieron en náhuatl y parte en español, lo que dio como resultado no sólo una nueva forma de correspondencia, sino también una nueva estética: la colonial. El códice se diseñó en forma de libro con 19 hojas de papel importado de 22 cm de ancho por 29 de altura, sobre las que se escribió con tintas autóctonas, lo que dio como resultado una gran riqueza cromática.

Se usó una amplia gama de colores en diferentes tonalidades: rojos como el nocheztli, producido con cochinilla; azules como el texotlalli o el tlacehuilli; verdes fabricados tal vez con nacazcólotl, y blanco sacado de la tiza llamada tetízatl, tizatlalli o chilmatízatl. Por otra parte, las pictografías fueron enmarcadas con una línea negra típicamente indígena, obtenida con el hollín del pino u ocote al que llamaban tlilli. Cabe señalar que se conservan sólo 18 de las 19 hojas originales y aunque muestran las huellas propias del uso y del tiempo están en muy buen estado.


Esta publicación es un fragmento del artículo “El Códice Cozcatzin”, de la autora Ana Rita Valero de García Lascuráin, y se publicó íntegramente en la edición regular de Arqueología Mexicana, núm. 76, titulada Mayas de Yucatán y Quintana Roo. Últimos descubrimientos.

Para nuestros amigos que deseen adquirir un ejemplar, les dejamos este link: http://raices.com.mx/…/revistas-mayas-de-yucatan-y-quintana…

Visto En:https://www.facebook.com/groups/724180290985971/