SOBRE EL NACIONALISMO DE HOY

491px-ALNhqdefault (18)Insisto en que el nacionalismo, si quiere subsistir políticamente y no quedar circunscrito a la mera existencia literaria, precisa organizarse y salir a la calle. No veo otra forma de que sus valiosos aportes intelectuales sean conocidos por la mayor parte de nuestros compatriotas, sirviendo así de “banderín de enganche”. La tarea a emprender es ardua y difícil, desde luego, y exige una dosis de inusual perseverancia. Es un desafío mayúsculo, qué duda cabe, pero si tantas veces se reclaman desde nuestras publicaciones actos heroicos -martirio incluído-intentar organizarse es cosa bastante menor.

Perdí la cuenta de los grupos existentes, pero a través de la benemérita “Red Patriótica Argentina” -página que me entusiasma- entiendo que son varios y que cubren buena parte del país. Sus dirigentes deberían reunirse en un “cabildo abierto” y acordar las bases de la eventual “confederación”, por ponerle un título. Sería el primer paso y faltarían muchos más, sobre todo los tendientes a difundir las ideas básicas que el nacionalismo defendió en su ya larga vida. (Para algunos, los tiempos fundacionales se remiten a la década de 1920, con la Liga Republicana, para otros al periódico “La Voz Nacional”). Estoy convencido de que ese espléndido acervo doctrinal, sería un antídoto eficaz para la indigencia moral e intelectual que soportamos.

Habrá que considerar, llegado el momento, si conviene que una de los brazos de esa organización, sea un partido político, algo que no pasa de ser un mero instrumento. Sé que incurro en anatema par algunos amigos, empeñados en permanecer dentro de sus fortines literarios, sin decidirse a pasar a la ofensiva.

boleta-electoral-del-modin-de-aldo-rico-28-de-junio-de-1992-13548-MLA3194467684_092012-F9827_560871267312269_121596336_nA esos amigos de tantos años, les recuerdo que la Alianza Libertadora Nacionalista de los años 1940, que tanto entusiasmó a la juventud de entonces –¡salve, camarada Aníbal D´ Ángelo Rodríguez! – fue también un partido, como lo fueron después la Unión Republicana, la Unión Cívica Nacionalista, la Unión Federal, el Partido Azul y Blanco, el Partido de la Independencia, el MODIN, el Partido Popular de la Reconstrucción-PPR y el Movimiento de Recuperación de la República-MORERA.

Con 75 años recién cumplidos, estoy dispuesto a sumarme a la patriada, aunque sea para repartir propaganda. Soy nada más que un simple “ camisa vieja” -empecé a militar en 1955- y nunca la cambié por otra, ni quiero hacerlo.

Nota del francotirador

Habría que seguir de cerca al Frente Nacional de Francia. Señalo que siempre me cayó bien Jean Marie Le Pen, lo que no me pasa con su hija Marine (prefiero a su sobrina Marion Maréchal Le Pen). El mérito del viejo Jean Marie fue prepararse tenazmente para la crisis del sistema político y la crisis llegó, junto con el tiempo de la cosecha, ha puesto al cangrejal en total emergencia.