“Las intervenciones crónicas en Oriente Medio hacen de EE.UU. el gran destructor de la libertad”

Las “interminables” intervenciones de EE.UU. han creado enemigos que, de no haberse producido dichas invasiones, no atacarían ahora a Occidente, opina Bruce Fein en ‘The Washington Times’.
“Todos los imperios son iguales. Todos son engendrados a partir del ADN de las especies que anhelan el poder por el poder en sí mismo, un mal que ha persistido sin cambios desde los tiempos de Adán y Eva”, arranca su artículo Bruce Fein, observador de ‘The Washington Times’, que indaga en la política exterior de Estados Unidos y en el resultado de sus intervenciones. Fein habla de las “interminables” intervenciones de EE.UU. que “han creado enemigos” que no atacarían a Occidente de no haber existido dichas agresiones. Y para apoyar su punto de vista, el observador parafrasea al escritor Upton Sinclair: “Es difícil conseguir que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda”. “Billones de dólares de riqueza, de gran poder y estatus social están detrás de nuestro complejo militar-industrial-antiterrorista”, subraya Fein. Según el columnista, Estados Unidos sería un país mucho más seguro si retirara sus tropas de Oriente Medio. “Nuestras intervenciones militares crónicas y sin objetivo en Oriente Medio en apoyo de regímenes brutales, corruptos y opresivos han provocado las represalias de los oprimidos”, opina Fein. “Nuestro estado de guerra, nutrido y alimentado por el complejo militar-industrial-antiterrorista, es el gran destructor de la libertad. Sus ‘hijos’ maléficos han sido el estado de vigilancia, la bancarrota nacional, un gobierno secreto, y la eliminación de controles y equilibrios constitucionales”, concluye.