Menores sentenciados a la decapitación en Arabia Saudí

Tres prisioneros entre las 47 personas detenidas recientemente por Arabia Saudí eran menores o sufrían trastornos psicológicos.

Citada por el sitio Middle East Eye, una fuente de seguridad, que pidió el anonimato, calificó las ejecuciones de “masacre”.

“La sangre y los cuerpos despedazados estaban por todas partes. Las ejecuciones no tuvieron lugar en una prisión sino en un lugar no identificado de la capital, Riad”, reveló la misma fuente, que no determinó la cifra exacta de personas ejecutadas.

“Las ejecuciones comenzaron por la mañana y continuaron hasta la tarde”, añadió.

Según Middle East Eye, un chadiano, Mustafa Akbar, fue ejecutado en la citada masacre. Él fue detenido en Junio de 2003, cuando tenía sólo 13 años.

En un cortometraje difundido hace varios años, fuentes de seguridad saudíes afirmaban que preveían la liberación inminente de Akbar y otros jóvenes chadianos detenidos en el mismo período.

El filme contenía una entrevista con un oficial saudí que decía que “los chadianos eran niños cuando fueron arrestados. Creemos que su tema será rápidamente resuelto y ellos se unirán pronto con sus familias”.

La suerte de los otros jóvenes chadianos no es conocida, mientras que Akbar fue condenado a la pena capital el 14 de octubre de 2014 tras pasar 11 años en prisión. Ningún abogado le fue nunca otorgado.

Otro menor, Meshaal Farray, tenía 17 años cuando fue arrestado en Riad en junio de 2004. Farray fue torturado durante años sin haber comparecido ante la justicia y sin habérsele tampoco designado un abogado.

El sitio añade que ciertas organizaciones humanitarias han investigado el tema de los presos menores de edad condenados a muerte en Arabia Saudí. Una de estas organizaciones solicitó a las autoridades saudíes que no ejecuten a Ali Nimr -sobrino del recientemente ejecutado Nimr al Nimr-, que fue condenado supuestamente por “atacar a las fuerzas de seguridad” cuando participaba en una protesta y ha sido sentenciado a ser decapitado y luego crucificado. Otros dos menores en la misma situación son Daúd Marhun y Abdulá Zahir. Todos ellos fueron detenidos en la Provincia del Este cuanto tenían menos de 18 años.

Un activista saudí, Assiri, ha denunciado las torturas físicas y psicológicas contra los presos en Arabia Saudí. Él dirigió una carta a la Oficina del Fiscal Supremo de los Derechos Humanos de la ONU en la que explicaba cómo un condenado a muerte, Abdul Aziz Tuwailai, sufría de trastornos psicológicos derivados de las torturas físicas y psicológicas que padeció durante años, desde su arresto en 2005. Assiri, sin embargo, no obtuvo ninguna respuesta.

Fuente:http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?eid=116796&cid=23&fromval=1&frid=23&seccatid=103&s1=1