Ya hay casi 5 mil despidos en municipios de la Provincia

En todos lados hay empleados públicos de más, sea una dependencia del partido que sea. Espero que no despidan gente para en unos meses poner los de ellos.
Aunque es bastante lamentable andar rajando gente en un país como la Argentina, donde esta todo por hacer.


A los casi mil despedidos de Quilmes se sumaron otros cuatro mil de La Plata cuyos contratos se encuentran en “revisión” desde el 1 de enero. Hospitales, centros de atención médica y servicios sociales, las áreas más afectadas.

En la primera semana del año, el gobierno de Mauricio Macri pareciera haberse decidido a realizar una profunda “limpieza” de los cargos públicos con el fin de reducir el Estado. A los dos mil empleados despedidos por Gabriela Michetti en el Senado, se sumaron otros 600 del Centro Cultural Kirchner, y otras decenas de trabajadores de organismos como AFSCA y Vialidad Nacional.

Y la provincia de Buenos Aires no se vio exenta de ello: en el municipio de Quilmes, donde desembarcó Martiniano Molina, 980 trabajadores de distintas áreas se quedaron sin su puesto de trabajo, acusados de ser “ñoquis” políticos, mientras que otros 3.700 empleados del municipio de La Plata, conducido por Julio Garro, aguardan desde comienzos de 2016 por la “revisión” de sus contratos.
En este sentido, el secretario general de ATE Quilmes, Claudio Arévalo, aseguró que el intendente Molina “no está despidiendo ñoquis, sino laburantes” con el fin de reducir la nómina de empleados para así achicar el gasto del municipio: “Se está dejando en la calle a casi mil familias que se quedan sin sustento económico”, describió.
“Es gente que tiene hasta 7 años de antigüedad: camilleros, enfermeros, empleados de la Secretaría de Niñez y Adolescencia que sostienen a los pibes en situación de calle, trabajadores sociales, no pueden decir que son todos ñoquis“, agregó Arevalo en diálogo con El Destape.
Además, Arevalo denunció que desde el municipio que conduce Molina se encuentran realizando aprietes con el fin de distinguir a quienes militan activamente en agrupaciones políticas y movimientos sociales: “Estuvieron preguntando con quiénes entraron al municipio para saber si militan o no políticamente”, afirmó el delegado, al tiempo que agregó que la mayoría de los despedidos “entró por concurso” y que no tienen “nada que ver con la política”.
En el caso de La Plata, la situación es similar: de los 6.000 empleados con los que cuenta el municipio, unos 2.300 se encuentran en planta permanente, mientras que otros 3.700 son contratados anualmente. A los trabajadores de este último grupo el Intendente Julio Garro (Cambiemos) decidió no renovarles el contrato hasta no “revisar” la forma en la que ingresaron a trabajar allí.
“La postura del municipio es ´vamos a revisar los contratos´, pero la realidad es que los contratos están sin renovarse, es decir que es gente que hoy no tiene trabajo“, describió a El Destape Germán Mogilner, coordinador del Área Estratégica de Municipios de la Provincia de ATE, quien apuntó contra el Intendente Garro: “Con el cuento de limpiar ñoquis está dejando a muchas familias en la calle”.
Sobre la situación que se dio ayer en el Palacio Municipal de La Plata, donde los empleados se atrincheraron en defensa de su puesto laboral, Mogilner explicó que desde ATE se encuentran solicitando una audiencia con las autoridades del municipio: “Queremos que nos aclaren sobre esta política de despidos que están llevando adelante porque se trata de doctores, enfermeros, trabajadores que hacen mantenimiento de calles que están precarizados”, aseguró.
Al igual que en el caso de Quilmes, Mogilner también describió situaciones de persecución ideológica dentro del municipio, producto del cambio de bandera política que dejaron las elecciones: “Te dicen ´si estás militando para tal y querés mantener el trabajo fijate de rever eso´, y el trabajador termina siendo rehén de los cambios políticos y la precarización laboral existente en el Estado”, detalló.