Una estudiante podría llevar a Cristina a la cárcel

Durante la rebelión policial de fines de 2013 que terminó con una seguidilla de saqueos y varios muertos tanto en Entre Ríos como en otras provincias, una estudiante de la carrera de Filosofía de la Universidad Autónoma de Entre Ríos se presentó ante los Tribunales Federales de Paraná para radicar una denuncia contra la por entonces Presidente de la Nación, y hasta solicitó su detención por su inacción ante los saqueos y las muertes. Luego de una disputa por una cuestión de competencia, la denuncia quedó finalmente a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°6 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde continúa su trámite.

“(…) Quiero que se esclarezca la verdad de lo que pasó y si les cabe alguna responsabilidad penal a la Presidenta de la Nación o al Jefe de Gabinete (Jorge Capitanich), que tengan una sanción. Pero eso lo determinará un juez. Yo lo que quiero es que se investiguen los hechos y el por qué del no envío de fuerzas federales a las provincias. (…)”

PARANÁ (Urgente24). Si esta noticia hubiese sido publicada el 28/12/2015, bien podría habérsela tomado como una broma por el día de los inocentes, pero no es así.
Según publica la web entrerriana Página Judicial, en otro diciembre, el del año 2013, cuando Entre Ríos y otras provincias se encontraban muy complicadas por los reclamos salariales de las fuerzas de seguridad, situación que derivó en una serie de saqueos y muertes, una estudiante de Filosofía de la Universidad Autónoma de Entre Ríos, hizo una denuncia penal contra la por entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner, imputándole cargos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio culposo por no haber tomado medidas que impidieran aquellos hechos.
Era el 09/12/2013 cuando Cintia Fabiola Víctor, llegó con sus 27 años a los tribunales, preguntó cómo hacer una denuncia y la escribió, de su puño y letra, con la fórmula que le mostraron en la Secretaría Penal del Juzgado Federal de Paraná. “La idea de la presentación era poner un límite a la situación que estaba pasando”, dice hoy, dos años después, ante la consulta de Página Judicial.
Ella escribió que el gobierno federal debió intervenir en el territorio de las provincias afectadas para “garantizar” el orden y “sostener a las autoridades constituidas” (artículo 6 de la Constitución Nacional); y/o declarar en estado de sitio a las provincias “en donde exista la perturbación del orden” (artículo 23 de la Constitución Nacional). Lo que le reclamaba a la Presidenta de la Nación era “intervenir con el peso de las fuerzas a las provincias afectadas” y le imputaba los cargos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio culposo por no haberlo hecho.
3 días después de la primera denuncia, el 12/12/2013, la joven estudiante paranaense se presentó nuevamente en los tribunales y pidió la detención de la Presidenta porque luego de su presentación inicial se habían producido una muerte en los sucesos de Concordia y al menos otras 6 muertes en Chaco, Tucumán y Jujuy, “debido a una ausencia del Estado”, escribió.  Finalmente durante los conflictos hubo 18 personas fallecidas, 3 en Entre Ríos, y cientos de heridos en todo el país, aunque las cifras no son oficiales.
Una cuestión de competencias
La denuncia de Cintia Fabiola Víctor no tuvo trascendencia pública y deambuló en la burocracia judicial durante todo este tiempo.
El juez federal de Paraná, Leandro Ríos, se declaró incompetente y remitió el expediente al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°6 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que estaba en turno al momento de la presentación. El argumento fue que el supuesto deber infringido, es decir, el no envío de fuerzas nacionales a las provincias, sólo podría haberse producido en el despacho que la Presidenta tiene en la Casa de Gobierno, en la calle Balcarce 50 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
“Tratándose de delitos de tipo omisivos, el lugar del hecho queda signado por la infracción del deber de actuar, aunque el resultado, o sus efectos, ocurran en uno distinto”, ratificó el fiscal Ricardo Álvarez, y así lo confirmó hace algunas semanas la Cámara Federal de Apelaciones cuando resolvió enviar las actuaciones a la Ciudad de Buenos Aires. En resumen, si a Cristina Fernández de Kirchner se le achaca el hecho de no haber enviado fuerzas de seguridad a las provincias, el delito se produce en su despacho, independientemente de lo que ocurra, por caso, en Concordia.
Cintia Víctor, la joven que denunció a la Presidenta, dialogó con Página Judicial. Acá la entrevista:
Página Judicial: -¿Qué te llevó a radicar la denuncia?
Cintia Víctor: -La idea de la presentación era poner un límite a la situación que estaba pasando. La Constitución Nacional dice que en caso de sedición o de conmoción interior, la Nación debe intervenir las provincias o puede declarar el estado de sitio para dar garantías a los ciudadanos, para la protección de la vida y de la propiedad. Hoy quedó más como una cuestión forense, pero en ese momento lo que yo quería era ponerle un freno a esa situación. A mí me pareció inadmisible e innecesario estar pasando por algo así.
PJ: -Después hubo una ampliación donde directamente pedís la detención de la Presidenta. ¿Eso no fue un exceso?
CV: -Yo no soy una letrada y el objetivo de la denuncia no era ese. En un principio ni siquiera tenía el objeto de una persecución penal, sino que buscaba poner fin a la sedición. Tampoco apuntaba directamente contra la Presidenta sino a la negativa del Gobierno nacional de mandar las fuerzas federales a las provincias.
PJ: -¿Quién escribió la denuncia?
CV: -La hice yo. En la Secretaría Penal te dan una formula de cómo hacer la denuncia. Yo estudié Filosofía, no Abogacía, así que la escribí con bastante impericia.
PJ: -¿Consultaste con alguien antes de ir al juzgado?
CV: -No, me mandé sola. Estaba enojada.
PJ: -Se podría decir entonces que la denuncia surgió como un arrebato.
CV: -Fue más bien una reacción ante la impotencia que sentí en el momento porque recordé lo que había pasado en 2001. Yo fui a las marchas y no me gustó nada lo que pasó en aquel momento; y ahora me parecía innecesario que la sociedad argentina tuviera que pasar por eso, más allá de que había un conflicto, que no sé si era extorsivo o no, no me parecía necesario que la sociedad tuviera que aceptar una cosa como esa. La denuncia no tenía el objetivo de provocar un daño sino de ponerle un límite a lo que estaba pasado, y la verdad es que no cambio de opinión, sigo pensando que los hechos merecen ser investigados y que se sepa cómo fueron.
PJ: -¿Tenés alguna militancia política o en la universidad?
CV: -No, nada.
PJ: -¿Te llamaron alguna vez para ratificar la denuncia o tuviste que declarar en el juzgado?
CV: -No, porque justamente lo que pasó fue que se generó un conflicto de competencia y la situación se fue diluyendo en el tiempo. Nadie me llamó y yo pensé que la denuncia se iba a archivar y no iba a tramitar.
PJ: -Después de que presentaras la denuncia, ¿te llamó alguien vinculado al Gobierno?
CV: -No, en absoluto, en ningún momento.
PJ: -¿Qué objetivo tendría para vos seguir con esto hoy, a dos años de los hechos?
CV: -Quiero que se esclarezca la verdad de lo que pasó y si les cabe alguna responsabilidad penal a la Presidenta de la Nación o al Jefe de Gabinete (Jorge Capitanich), que tengan una sanción. Pero eso lo determinará un juez. Yo lo que quiero es que se investiguen los hechos y el por qué del no envío de fuerzas federales a las provincias. Si es como yo pienso que pasaron las cosas, porque a lo mejor no es así. Pero hoy esto ha pasado a ser una cuestión forense. Cuando yo formulé la denuncia lo hice por una cuestión de garantías, mientras los hechos estaban ocurriendo. Ahora espero que se esclarezca la verdad de lo que pasó.
PJ: -¿Qué le dirías a la Presidenta si la tuvieras delante tuyo?
CV: –Nada, no me interesa. Me interesa que dé respuesta ante las autoridades que corresponda. Esto no es una cuestión personal.