Eduardo Elsztain – Tu Presidente

Compro oro, el trabajador se transforma en un pordosiero de la calle.

eduardo elsztain