Protesta laboral contra los empresarios K Szpolski y Garfunkel

MEDIOS DE COMUNICACION.Periodistas del Grupo Veintitrés denunciaron en el Ministerio de Trabajo que no les pagaron el aguinaldo a 800 empleados y que 65 no cobraron el sueldo de noviembre.

Más de 100 personas, la mayoría empleados del grupo kirchnerista de medios de Sergio Szpolski y Matias Garfunkel, cortaron este mediodía dos carriles de la avenida Leandro Alem para denunciar que no les pagaron el aguinaldo a 800 empleados, a 65 no les pagaron el sueldo de noviembre y a otros 50 no les pagaron las colaboraciones periodísticas de los últimos seis meses.

Bajo la consigna “paguen los sueldos”, los empleados protestaron en la puerta del Ministerio de Trabajo, donde presentaron un escrito y se reunieron con un funcionario de apellido Gutierrez. “Se mostró comprensivo, dijo que va a activar el reclamo y pidió que lo llamemos mañana”, dijo uno de los delegados.

 Y  agregó que hoy van a hacer asambleas en cada uno de los medios del grupo y mañana a las 15 una asamblea general de todos los empleados en la puerta del diario Tiempo Argentino.

Algunos de los que hablaron durante el acto que se hizo en la puerta del Ministerio de Trabajo fueron Fernando “Tato” Dondero, secretario general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA); Rubén Schofrin, secretario adjunto; Francisco “Paco” Rabini, tesorero; y Tomás Eliaschev, secretario de derechos humanos del mismo gremio.

Dondero señaló que “el compromiso del SiPreBA es defender los puestos de trabajo y los sueldos de los compañeros que no cobraron”; Schofrin reivindicó la lucha por la “libertad de expresión”; Rabini destacó “la solidaridad entre trabajadores de distintos medios en la lucha por condiciones de trabajo dignas”; y Eliaschev afirmó que le daba “mucha bronca que un tipo que fue candidato a intendente en Tigre y que usó sus medios para promocionarse (Szpolski), sea tan chanta y tan desgraciado, como para dejar en banda a sus trabajadores, mientras su socio (Garfunkel) dice por las redes sociales que no tiene nada que ver”.

Szpolski y Garfunkel son dueños de los diarios Tiempo y El Argentino, las radios América, Splendid, Rock & Pop y  Vorterix, la cadena de noticias CN23 y el sitio web Infonews, entre otros medios.

Fue el grupo que más publicidad oficial recibió los últimos años, con mas de $ 800 millones entre 2009 y 2015, de los cuales recibió $128 millones en el primer semestre de este año. Los trabajadores se preguntaban adonde fue a parar ese dinero que pagó el gobierno kirchnerista.

Fuente:http://www.clarin.com/politica/medios-Grupo_Veintitres-Szpolski-Garfunkel_0_1494450887.html


La historia de Sergio Szpolsky

Cuesta abajo: el sobrino del titular del directorio del Patricios sería uno de los responsables de la debacle de la institución; la interna comunitaria.

Nadie sabe dónde está. Muchos suponen que se encuentra escondido, lejos del periodismo y del mundanal ruido, rumiando su angustia. Sus allegados juran que está deprimido. Y que la depresión es grande, grande y profunda. Se llama Sergio Szpolsky. Es el sobrino de Alberto (sin Z, en este caso, pese al parentesco), el titular del directorio del Banco Patricios. En el ambiente de la City dicen que fue él quien llevó a la entidad al desastre. Aseguran que era el lobbista de la institución.

La historia de Szpolsky está profundamente ligada a la colectividad judía y a la política comunitaria. Enfrentado con el titular de la DAIA y cabeza del directorio del Banco Mayo, Rubén Beraja, Szpolsky logró hacerle frente desde su puesto en la AMIA, donde es tesorero.

Esta situación determinó que muchos integrantes de la comunidad a quienes les importaba el desarrollo de la vida comunitaria se retiraran a cuarteles de invierno diciendo, por lo bajo: “Un dirigente no puede ser banquero al mismo tiempo: cuando una de las instituciones quiebra, pasa a ser un problema para todos”.

Un poco de historia

Para tratar de comprender un poco la historia de cada uno de los protagonistas y su importancia dentro de la colectividad, no se puede dejar fuera de la crónica lo que representan tanto Beraja como Szpolsky.

El joven banquero, de sólo 34 años, es aliado táctico de la representación del laborismo israelí (Avodá) en la Argentina, que domina políticamente a la AMIA. Desde esta institución, Szpolsky como tesorero, brindó ayuda financiera a entidades judías con problemas económicos.

En la vereda de enfrente está Beraja, un sefardí independiente, ortodoxo en sus creencias, con un fuerte poder económico y titular de la DAIA, la cara política de la comunidad en nivel local.

Ambos comenzaron con los bancos como cooperativas (Beraja es hombre fuerte en la asociación bancaria que los agrupa), y los dos tienen aceitadas relaciones con el gobierno de Carlos Menem, aunque por vías diferentes.

Mientras Beraja habla con su amigo y vecino del country Highland, el ministro Carlos Corach, Szpolsky reporta al jefe de Gabinete Jorge Rodríguez. Fue este último funcionario quien llegó a un acuerdo con el joven Sergio sobre el subsidio que el Gobierno dio a los damnificados por el atentado a la AMIA.

Entonces el enfrentamiento entre los dos banqueros fue total. Desde la AMIA, nunca se le ocultó a la prensa que la DAIA tenía “amistad” con Corach y, por ende, con el Gobierno. Desde esta última, se habló de que Szpolsky era la “izquierda” del judaísmo. Nunca nada fue dicho con nombre y apellido.

Un hombre quebrado

Pero todo esto hubiera quedado sepultado dentro de la puja comunitaria de no haber sido por una nota publicada hace dos fines de semana por la revista Noticias, la que daba cuenta de una vinculación indirecta, nunca probada, de Szpolsky con Juan José Ribelli, uno de los detenidos por el atentado a la AMIA.

Sergio Szpolsky se deprimió y algunos allegados dicen que su angustia llegó a niveles preocupantes.

A partir de ahí, su tío Alberto comenzó a relevarlo de los puestos clave dentro del holding que dirigía, especialmente porque el titular del directorio del Banco Patricios es la cabeza local del Instituto de Intercambio Cultural Argentino Israelí (ICAI). Eso habría sumido al joven Sergio en una depresión aún más profunda.

Lo peor de la jornada de anteayer para Sergio Szpolsky, cuando en los medios se supo que el banco Patricios había sido retirado del clearing, fue enterarse de que los empleados de la AMIA, del Colegio Jerusalem (comunidad religiosa creada por la familia), algunos periodistas de la revista Tres Puntos y varios usuarios de la comunidad, no habían podido cobrar sus sueldos ni retirar los haberes depositados en el Patricios.

Ayer se comentó con insistencia que, mientras Sergio Szpolski ingresaba el miércoles a una clínica para “hacerse un chequeo”, su tío Alberto mantuvo una reunión con Carlos Corach, Rubén Beraja y altos funcionarios del banco Central. En la misma se habría acordado una salida decorosa para el escándalo.

Fuente:http://www.lanacion.com.ar/90998-la-historia-de-sergio-szpolsky


Cómo Sergio Szpolski se nutre de información de la SIDE

Y QUIÉNES SON LOS FUNCIONARIOS QUE SE LA PROVEEN

El empresario Sergio Szpolski acaba de vender la mitad de sus medios al empresario Matías Garfunkel. El Grupo Veintitrés es el más grande multimedios K: está compuesto por varios diarios, revistas, radios y un canal de noticias, todos salidos a la luz en el lapso de la gestión kirchnerista. Esos medios son los que reciben la mayor cantidad de publicidad estatal.

Aún así, y debido sobre todo a la baja audiencia que tienen sus productos, Szpolski no logró sostenerse financieramente y se vio obligado a salir al mercado en busca de socios. Garfunkel le pagó 12,5 millones de dólares por la mitad de las acciones de su conglomerado mediático. La operación habría sido impulsada por el Gobierno a través del titular del ex Comfer, Gabriel Mariotto; y del secretario de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina.

El Grupo Veintitrés no sólo se alimenta de las arcas del Estado a través de la pauta oficial, sino que también mantiene un aceitado contacto con la Secretaría de Inteligencia (SIDE): se nutre de información que proviene de ese organismo, y también de sus cuadros técnicos.

Uno de los principales sostenes de Szpolski es Darío Richarte, ex subjefe de la SIDE durante la gestión de Fernando de la Rúa. Fue con el apoyo de Richarte, ex secretario de la UBA, que Szpolski creó en 2002 el diario universitario La U, uno de sus primeros medios. A través de él, Szpolski también llegó a conocer una diversa cantidad de agentes de Inteligencia. Algunos de ellos trabajan para él.

El más destacado es Juan José Gallea, ex director de finanzas de la SIDE en la gestión De la Rúa, quien se desempeña como gerente de finanzas del Grupo Veintitrés. Gallea manejó el dinero reservado de la SIDE. Incluso trabajaba en ese organismo cuando se votó en el Senado la ley de reforma laboral: ante la Justicia, el “arrepentido” Mario Pontaquarto aseguró que De la Rúa sacó plata de la SIDE para pagarle sobornos a los senadores.

Las relaciones entre Szpolski y la SIDE se remiten también a lo periodístico. Según fuentes de inteligencia, los medios de Szpolski suelen utilizar “papers” redactados por agentes de la SIDE.

El contacto que el empresario utiliza para conseguir esos informes de inteligencia es Alberto Mazzino, un agente de carrera que trabajó para Fernando de Santibañes y Carlos Becerra, ex titulares de la SIDE de De la Rúa. La “información” de Mazzino, que sólo salpica a opositores y empresarios no afines al Gobierno, es reproducida por los medios de Szpolski.

Szpolski, de 46 años, logró armar un emporio mediático en muy pocos años. Después de que su familia quebrara el Banco Patricios, y luego de un paso fallido por otros emprendimientos comerciales, Szpolski se involucró en los medios.

Su ascenso meteórico fue siempre a la par del crecimiento de los Kirchner. Dos años después del lanzamiento de su diario universitario compró la revista Veintitrés, y en adelante lanzó Veintitrés Internacional, Siete Días, se quedó con la agencia Infosic, fue socio de Daniel Hadad en Infobae y en el 2007 compró el diario “Buenos Aires Económico” (lo vendió el año pasado).

Al poco tiempo adquirió The Buenos Aires Herald, lo terminó vendiendo, pero pronto comenzó a editar el semanario Miradas al Sur, el diario platense Diagonales, el gratuito “El Argentino”, el diario Tiempo Argentino, se hizo cargo de la gerencia comercial de Radio Del Plata y compró también Radio América, Aspen, y puso al aire la señal de noticias CN23.

Edita también la revista Newsweek, Loney Planet, Cielos Argentinos, Asteriscos y el diario que se reparte en los aviones de Aerolíneas Argentinas, “La Gaceta del Cielo”. Tal cantidad de medios gráficos fueron solventados con millones de pesos de la pauta K a pesar de que no tienen grandes audiencias. Eso sí: son fervientemente oficialistas.

(Fuente Clarín)

Redacción de Tribuna de Periodistas

Fuente:http://periodicotribuna.com.ar/8441-como-sergio-szpolski-se-nutre-de-informacion-de-la-side.html


Por la candidatura de Szpolski, se fracturó el kirchnerismo en Tigre

No lo apoyan dirigentes que querían pelear la intendencia y se quebró el bloque de concejales

Sergio Szpolski obtuvo más de 51.000 votos en las PASO como candidato a intendente de Tigre y salió segundo, detrás del actual jefe comunal, el massista Julio Zamora. Pero para lograrlo no contó con el apoyo unánime del Frente para la Victoria local.

Su candidatura genera rechazo entre dirigentes que querían presentarse y repudian que les hayan impuesto al empresario de medios como único postulante del kirchnerismo. Durante la campaña, no trabajaron para su candidatura y tampoco lo harán en la previa a las generales. Además, el bloque de concejales kirchneristas se rompió, ya que una de sus integrantes lo abandonó en un gesto de repudio a la postulación de Szpolski en Tigre.

Para el dueño del diario Tiempo Argentino, entre otros medios, los rechazos no son importantes. Contento por su desempeño electoral en las PASO, cree que puede ganar el distrito en los comicios octubre.

“El FPV en Tigre está dividido. La candidatura de Szpolski fue una imposición”, dijo a LA NACION Luis Graña, dirigente gremial de La Bancaria, cuya candidatura no fue aceptada para privilegiar la de Szpolski. “En las PASO, trabajamos para Julián Domínguez”, agregó, al aclarar que su sector no ayudó a Szpolski.

Este grupo político puede terminar apoyando a Zamora, el candidato del massismo en Tigre, en octubre, pero al FPV en las categorías de presidente y gobernador, según pudo averiguar LA NACION.

La línea interna de Luis Obes, otro candidato frustrado, tampoco trabajó en las PASO para Szpolski. Sus militantes caminaron Tigre para respaldar a Domínguez y a Daniel Scioli, pero les dieron libertad a sus seguidores para elegir a nivel municipal. Para octubre, el escenario se modificó y este grupo apoyará al empresario de medios por un acuerdo orgánico que, aseguran, respetarán. Obes es director de Ligas Deportivas en el Ministerio de Desarrollo Social, que comanda Alicia Kirchner.

Carmen “Lizu” Salcedo, concejala de Tigre y titular del PAMI en el distrito, rechaza a Szpolski y lo demostró rompiendo el bloque de ediles. Formó un bloque unipersonal (Peronismo para la Victoria) y se separó de Federico Ugo y Roxana López, los dos concejales que quedaron en el FPV. “Szpolski me llamó para ver si podía retroceder en la decisión. Le dije que no. Es una falta de respeto que pongan a un candidato así”, resumió Salcedo, que quiso presentarse para la intendencia desde Nuevo Encuentro y no lo logró.

A Szpolski no lo inquieta la fractura del FPV tigrense. “La lista que quería presentar Salcedo no tiene presencia. Ella no trabajó para que yo sacara el 27,5% que saqué en las PASO, no pierdo nada con su salida”, subrayó Szpolski a LA NACION. No obstante, aclaró que respeta “la decisión de tomar su propio camino según las convicciones que ha sostenido durante su trayectoria”.

“Había listas constituidas antes de que llegara yo. La más importante era la de Roberto Passo, del sciolismo, y nos acompaña”, señaló el empresario.

Passo bajó su candidatura en las primarias para no perjudicar a Scioli, ya que podría haberle restado algún voto al participar con boleta corta, como estaba autorizado.

“Szpolski me pidió que me corriera y me ofreció el cuarto lugar de la lista de concejales, algo que no acepté. Decidí no participar y apoyar a Scioli y a Szpolski”, afirmó. A pesar del renunciamiento, el 9 de agosto aparecieron algunas boletas de Passo en Tigre, lo que le reportó poco más de mil votos en el distrito.

Exultante por el resultado, Szpolski minimizó la división del FPV local. También rechazó las versiones que sugieren que no vive en Tigre y que es un arribista en el distrito.

“Obtuvimos el 27,5% de los votos. Zamora sacó 38% y [Sergio] Massa, 33%. Ése es el dato más importante, que el caudillo de Tigre sacó cinco puntos menos que su candidato a intendente”, analizó Szpolski.

Si bien votó en la Capital, Szpolski subrayó que vive en Tigre hace quince años y que el propio Massa lo reconoció en 2013. El empresario dijo a LA NACION que “una cosa es el domicilio electoral y otra donde vivís”.

Szpolski cree que puede vencer a Zamora, a pesar de que el FPV está fracturado y varios sectores no trabajarán para su candidatura. Pero advirtió que, si gana el massismo en Tigre, “hay una gran posibilidad de que Malena Galmarini haga destituir a Zamora, que no tiene concejales propios”.

Sorpresivo elogio de Beatriz Sarlo al equipo de Massa

Luego de haber hecho pública su inclinación por la candidata presidencial del frente Progresistas, Margarita Stolbizer, la académica y periodista Beatriz Sarlo sorprendió ayer con declaraciones en favor de candidatos massistas, como Felipe Solá, a quien calificó de “excelente candidato” para gobernar la provincia de Buenos Aires.

“[Solá es] un hombre que conoce la provincia, que la ha gobernado, que la sacó de una crisis y que intentó mejorar la policía con la reforma de [León] Arslanian, que tuvo a la derecha peronista en contra”, afirmó Sarlo en declaraciones periodísticas.

Asimismo, la académica también destacó a figuras del equipo que lidera Sergio Massa, que “ha conseguido colgarse varias medallas”, como el economista Roberto Lavagna, y que eso explica por qué creció en las encuestas y se acercó al candidato del frente Cambiemos, Mauricio Macri, cuyo entorno está compuesto por “personas que hablan por televisión”. Sin embargo, Sarlo reiteró que no votará por Massa, ni por el candidato del kirchnerismo, Daniel Scioli, ni por Mauricio Macri.

Fuente:http://www.lanacion.com.ar/1830590-por-la-candidatura-de-szpolski-se-fracturo-el-kirchnerismo-en-tigre