Colonos israelíes preocupados por trabajos de Hezbolá en la frontera

Implicado a fondo en Siria, Hezbolá continúa, a pesar de todo, inquietando seriamente a los israelíes, tanto a nivel de los responsables militares como en el de los colonos ordinarios.

Estos últimos, sobre todo los que viven en las regiones del norte de la Palestina ocupada, incluyendo el asentamiento de Zereit, sufren la mayor inquietud. Ellos temen, por encima de todo, que los combatientes de Hezbolá construyan túneles subterráneos que lleguen hasta su asentamiento.

El sitio de información israelí Walla ha recogido los testimonios de colonos según los cuales Hezbolá continúa llevando a cabo sus operaciones de construcción de instalaciones e infraestructuras muy cerca de la línea fronteriza. En su reportaje, el sitio israelí sostiene que Hezbolá no parece haber renunciado a sus actividades a lo largo de la frontera libanesa.

“No había nada antes sobre la colina de enfrente, pero ellos no dejan de construir y construir, incluso cerca del edificio del contingente de la ONU. Hezbolá no se detiene ni un instante. La gran pregunta es saber cuando la próxima guerra va a estallar”, indicó una colono que vive en el asentamiento de Zereit.

Otro colono cree saber que “dos posiciones han sido edificadas allí por Hezbolá el pasado año. Los bloques de hormigón recuerdan perfectamente a los que el Ejército israelí ha construido en más de un lugar en la frontera”, señaló.

Estas inquietudes se producen a pesar del hecho de que el Ejército israelí no deja de enviar mensajes de tranquilidad a los colonos. En el último año, él trazó una nueva carretera para reemplazar a otra, que era vista como vulnerable y a través de la cual Hezbolá podría haber llevado a cabo su operación de 2006 contra un grupo de militares israelíes.

Las patrullas israelíes evitan pasar por la carretera en que la operación de 2006 tuvo lugar y han observado trabajos de construcción, que abarcan varios centenares de metros, en el lado libanés de la frontera. Según el sitio, ellos no parecen ser edificios civiles y están dotados de antenas parabólicas de recepción y difusión.

La publicación electrónica israelí acusa a la ONU de dar prueba de laxismo en lo que se refiere a la aplicación de la Resolución 1701, que prohibía a los combatientes de Hezbolá desplegarse al sur del Río Litani. Estos combatientes pasan por zonas agrícolas para acceder fácilmente a las zonas fronterizas y construyen en ellas túneles y fortificaciones.

Un colono asegura haber visto durante mucho tiempo polvo blanco levantarse de la tierra. “Sin embargo, los soldados han rechazado mis observaciones y dicen que sólo se trata de humo”, señala.

Para apaciguar a los colonos, cada vez que se presenta una queja sobre la posible existencia de túneles, el Ejército israelí interviene para investigar los hechos planteados por aquellos.

A pesar de la calma que predomina, los israelíes están en estado de alerta y no cesan de perfeccionar sus dispositivos en previsión de una próxima guerra en la frontera con el Líbano. Este escenario no ha sido nunca descartado aunque los responsables israelíes esperan siempre que Hezbolá esté ocupado en otra parte.

Fuente: http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?eid=114288&cid=23&fromval=1