Familias de víctimas de 11-S piden revelar papel saudí en ataques

Los abogados de las familias de las víctimas de los atentados del 11-S acusan al Gobierno de EE.UU. de ocultar evidencias sobre la participación de Riad en dichos ataques.

Aquellos que representan a las familias de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 han dicho que apelarán la decisión del juez federal de distrito George Daniels, quien ha dicho recientemente que no existen evidencias suficientes como para probar la participación de Arabia Saudí en el financiamiento del grupo terrorista Al-Qaeda en los atentados del 11-S, según pública este miércoles la agencia rusa de noticias Sputnik.

James Kreindler, abogado de uno de los grupos de los demandantes, ha dicho que el juez “se equivocó”, mientras que otro abogado, identificado como Jerry Goldman, ha hecho hincapié en que “una apelación haría justicia, la que las familias de las víctimas del 11-S merecen justamente”.

Una apelación haría justicia, la que las familias de las víctimas del 11-S lo merecen justamente”, ha dicho el abogado Jerry Goldman.

Por su parte, el abogado Sean Carter ha sostenido que las evidencias centrales para las alegaciones de Daniels siguen estando clasificadas.

“La decisión del Gobierno de continuar clasificando dichos materiales, sin duda se considera como un factor de este resultado”, ha añadido.

Arabia Saudí había sido reinstalada en diciembre de 2013 como una de las partes acusadas por la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Manhattan (EE.UU.). Un juez de una corte menor había sacado en 2005 al reino árabe de la lista de acusados basándose en la inmunidad soberana.

Anteriormente, las familias de las víctimas se remitieron a las 30 páginas del reporte “Cuestiones relacionadas con Arabia Saudí” de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) que evidencian la implicación de monarcas saudíes y el régimen de Riad en los ataques del 11-S.

Unas horas después del atentado se derrumbaron las Torres Gemelas

En un principio, el Buró Federal de Investigación de EE.UU (FBI, por sus siglas en inglés) impidió la publicación de estas 30 páginas, pero el Gobierno estadounidense se vio obligado a divulgarlas por las solicitudes basadas en la Ley por la Libertad de la Información (Freedom of Information Act).

Sin embargo, solamente dos de las páginas contenían textos y las otras estaban en blanco.

Según una investigación del diario estadounidense The New York Post, el contenido de las páginas pone de relieve el apoyo de una familia saudí cercana al entonces rey Fahd bin Abdulaziz Al Saud a los terroristas que llevaron a cabo los atentados del 11-S.

Fuente: HispanTv