‘Caso GBL’: Otro escándalo por droga que conduce a Aníbal Fernández

El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, negó haber habilitado la importación de dos drogas prohibidas que denunció el programa ‘Periodismo para Todos’, y dijo que “es una de las tantas porquerías” a las que van a “asistir hasta el 25 de octubre”. Cierto es que el funcionario de Cristina y candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires fue ya involucrado en el tráfico ilegal de la efedrina en el juicio del llamado Triple Crimen, y ahora el “caso GBL” vuelve a salpicarlo.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, negó haber habilitado una importación de drogas consumidas por jóvenes y replicó que “es una de las tantas porquerías” a las que van a “asistir hasta el 25 de octubre”, fecha de las elecciones.
La denuncia, según afirmó el funcionario, se realizó “porque pierden” los candidatos de la oposición, los que tienen “una desesperación por agraviarnos que se mueren”, al tiempo que aseguró no tener “nada que ver en el hecho” mencionado.
Fernández, en su habitual contacto con la prensa en la Casa de Gobierno, se refirió así a la falta de control en el ingreso de dos sustancias prohibidas que son consumidas por jóvenes, como reveló anoche “Periodismo para Todos”, del periodista Jorge Lanata.
En el programa se denunció que se importan toneladas de 2 drogas prohibidas: el cloruro de etilo, conocido como “lanzaperfume” y la gamma butirolactona, o GBL.
A pesar de las reiteradas advertencias, el Gobierno tardó 5 años en incluir esas sustancias en el listado de drogas prohibidas. Insólitamente, tres meses después, salió una resolución de la Anmat que indicaba en qué circunstancias se podían importar.
La Anmat depende del ministerio de Salud, a cargo de Daniel Goyán. Por otra parte, quien dictamina la administración de la resolución es la titular del Iname, Gladys Raquel Méndez, esposa de Goyán. Ambos tienen relación política con Aníbal Fernández.
Desde 2003 entraron a la Argentina 1673 toneladas de estas drogas.
Según sostiene Nicolás Wiñazki en ‘Clarín’, “en octubre del 2008, el hoy jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, prometió en público que el Gobierno prohibiría por decreto a varias drogas peligrosas que hasta ese momento eran legales debido a vacíos de la burocracia que impedían su control. Una de las sustancias que se supervisaría, dijo, es hoy una de las drogas de moda: el “éxtasis líquido”, conocido en la química como GHB, GBL o Gamma Butirolatoa. El decreto prometido en el 2008 salió recién el 2010, y no incluyó al GHB.
El decreto que sí prohibió su uso masivo se difundió recién este año, siete años después de aquellas palabras de Fernández sobre el tema. Es el número 772/15.
También incluye otras prohibiciones para sustancias que ya se conocían que eran usadas por los narcos, como el Cloruro de Etilo, o “lanzaperfumes”.
Entre el decreto del 2010 que iba a salir en el 2008, según Fernández, y hasta el que se publicó en mayo de este año, entraron al país cientos y cientos de toneladas de GHB y Cloruro de Etilo”.
Según denunció el programa, sólo el año pasado habrían desembarcado en los puertos nacionales 750 toneladas de GBL. En tanto, este año, en los meses anteriores a la salida del decreto 772 del 6 de mayo, o sea, al filo de que esa sustancia fuera ilegal, llegaron al país 240 toneladas más de GBL.
Wiñazki remarca en el matutino porteño: “El dato más grave es que después de publicado el decreto que determinó que el GBL era un Estupefaciente, PPT demostró que ingresaron al menos 86 toneladas más al territorio nacional. A ese número se llega sólo si se tienen en cuenta a uno de los códigos aduaneros que se usan para importar esa sustancia. Clarín comprobó que bajo otro código la gamma butirolactona también fue importada de a cientos de kilos en el último tiempo.
Aníbal Fernández fue involucrado en el tráfico ilegal de la efedrina no sólo por denunciantes judiciales en el juicio del llamado Triple Crimen. También lo acusan dirigentes de la oposición en público y hasta sus rivales peronistas en privado. Ahora, el “caso GBL” vuelve a salpicarlo.
En el Gobierno es un secreto a voces que él entró en una lucha por manejar ese negocio con José Granero, el entonces titular de la Secretaría para la Programación y Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR). Granero hoy está procesado por ese caso. Y entre aquella causa y ésta hay varias coincidencias que unen las dos tramas con Fernández.
Tras la salida de decreto de Estupefacientes 772/15 de mayo de este año, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), emitió una circular en la que argumenta razones para que esas dos drogas puedan ser importadas por industrias que acrediten su uso con fines lícitos.
El texto admite que el GBL no tiene “utilidad terapéutica”, pero afirma que podría ser usada como aromatizante, saborizante o elemento para la cosmética.
Sobre el Cloruro de Etilo, en cambio, dice que “podría emplearse como anestésico de uso tópico”, aunque de modo paradójico agrega que no se conoce caso en que se haya usado para eso.
La importación legal de GBL quedó bajo supervisión de Gladys Raquel Méndez, jefa del Instituto Nacional de Alimentos.
Méndez fue jefa de Psicotrópicos y Estupefacientes del ANMAT en los años en los que ese organismo debió controlar el uso legal de la efedrina. Declaró en la causa en contra de Granero. Pero su testimonio dejó dudas en la jueza del caso, María Servini de Cubría.
¿Por qué ahora permitiría que se importen de modo legal dos sustancias tan peligrosas? El Gobierno promete controlar los medicamentos a través de un sistema de “trazabilidad”, pero no hay pruebas de que eso haya pasado alguna vez.
Méndez es esposa del ministro de Salud, Daniel Gollán, quien está alineado en la campaña con Aníbal Fernández.
Durante los años de tráfico ilegal de efedrina, Gollán fue jefe de su esposa: trabajaba como subinterventor del ANMAT. Después ocupó un puesto en la SEDRONAR.
La sigla del organismo ya se explicó en esta nota: Secretaría para la Programación y Prevención de la Drogradicción y la Lucha contra el Narcotráfico.”
Fuente: Urgente 24