Milagro Sala: “Voy a poner una bomba y los voy a hacer volar a la mierda”

Milagro Sala, jefa de la Tupac Amaru en Jujuy y diputada provincial por el Frente Unidos y Organizados, se encuentra imputada por el delito de “amenazas” contra dos policías de Alto Comedero.

La violencia política en Jujuy no cesa. A la muerte de Ariel Velázquez y los ataques violentos a una mujer militante, entre otros casos, ahora se suman amenazas de Milagro Sala contra dos efectivos de la Policía de esa provincia.

El gobierno de Eduardo Fellner y su aliada, la jefa de la Tupac, se encuentran en una situación de la que no ven retorno dede que el opositor frente Cambia Jujuy ha logrado captar el interés de la ciudadanía y mide mejor en las encuestas para gobernador.

Esta es la causa que se sigue por amenazas contra Sala:

La causa, que tiene un trasfondo de gran impunidad y como mínimo de indolencia por parte del juez interviniente, se sustancia bajo el Expediente N° P-86.175/14.

El 13 de octubre de 2014, Milagro Sala, con la ayuda de su abogado Alberto Bellido, amenazó por teléfono celular con matar a dos oficiales de la Policía de la Provincia si éstos no entregaban bultos de ropa supuestamente robada que –por orden del fiscal Gustavo Araya- permanecía en la comisaría. Los hechos comenzaron porque una mujer pasó por la feria de la avenida 19 de Abril y vio ropa que supuestamente le había sido robada meses atrás. Vendedora y denunciante terminaron en la comisaría, pero Sala –acostumbrada a la prepotencia impune- pretendió finiquitar el asunto de facto, exigiendo la devolución de la ropa a la supuesta damnificada, que, “casualmente”, tiene domicilio en el barrio Tupac Amaru.

La primera llamada intimidatoria se produjo contra el oficial. El modus operandi fue el siguiente: el abogado Bellido, en una actitud de complicidad mafiosa, ingresó de prepo a la oficina del policía y le pasó su teléfono, espetándole: “La Milagro quiere hablar con vos”. El policía dijo que espere, pero ante la insistencia de Bellido, tomó el celular y empezó a escuchar los desaforados gritos de Milagro Sala. Además de proferir todo tipo de insultos, entre los que oyó “manga de maricones”, la diputada oficialista manifestó: “Van a tener noticias porque voy a poner una bomba y voy a hacer volar a todos”. El uniformado no quiso seguir escuchando las amenazas de muerte y le devolvió el celular al abogado que oficiaba de instrumento de la intimidación. Bellido se retiró raudamente, tras cumplir con la misión. Un trabajo vil al que el letrado se prestaría en forma recurrente.

Unos 20 minutos después, otra oficial de alto rango de la misma seccional, recibió una llamada telefónica del número 388-5130396. Un sujeto le dijo que le iban a hablar. De inmediato, escuchó la voz de una mujer. “¿Sabés con quién estás hablando?”, le dijeron. La mujer policía respondió que no y la voz reveló: “Soy la diputada Milagro Sala”. Empezó a tratar de “pelotudos” a los policías de la 56 porque supuestamente no querían entregar la ropa a su supuesta dueña y enseguida increpó: “Pasa que ustedes son una manga de incompetentes. Cuando les ponga yo una bomba me van a conocer a mí. Los voy a hacer volar a la mierda”, sostuvo.

Hasta ahora, nadie sabe en la investigación cómo Milagro Sala consiguió el teléfono de la mujer policía. Se estima que la jefa de la Tupac, actual candidata al Parlasur, maneja una aparato de inteligencia paraestatal puesto a su servicio para espiar a las víctimas de sus frecuentes ataques.

El proceder de Sala muestra a las claras la tragedia institucional de Jujuy: actúa de facto como fiscal, jefa de policía, jueza y gobernadora. Pretende ordenar la libertad de presos de oficio y la entrega de mercadería secuestrada. Sin dudas, expresa un gobierno paralelo, ilegal y cuasi mafioso en su versión más acabada, avalada por el gobernador de la provincia, Eduardo Fellner.

La denuncia judicial registra un tercer acto intimidatorio. Tras ser amenazada por Sala, la mujer policía recibió una llamada del mismo número del cual la había llamado la diputada, pero esta vez le habló alguien que se identificó como “el encargado de la Tupac Amaru”, quien se quejó del trato de la comisaría al barrio Tupac y amenazó con ir a manifestar en la comisaría.

Párrafo aparte merece el “abogado” Bellido, harto conocido en el mundillo policial porque es común verlo desfilar por las comisarías tratando de liberar presos vinculados a la Tupac Amaru, intentando cubrir con recursos y visitas intimidatorias las trapisondas de delincuentes comunes.

El peregrinaje del expediente en la Justicia

Frente a estos hechos, el fiscal de Investigación Penal N° 6, Gustavo Araya, concluyó el 15 de diciembre de 2014 que existían motivos suficientes para imputar a Milagro Sala del delito de “amenazas” (dos hechos en concurso real) previsto y penado por el artículo 149 Bis del Código Penal de la Nación, en función del artículo 55° del mismo código.

Araya llegó a esa conclusión porque Milagro Sala intentó “infundir miedo” a sus víctimas, ya que así los amenazados “se sienten menos libres y se abstienen de muchas cosas que, sin ese temor, habrían realizado tranquilamente”, dijo el fiscal en su escrito.

“Resulta con claridad que la Sra. Diputada Milagro Amalia Ángela Sala de Noro, vía telefónica, desarrolló una serie de conductas típicas que configuran el delito de amenazas, tanto en el primer hecho, por intermedio de su asesor legal, Dr. Alberto Bellido, así como en el segundo llamado al número particular de la funcionaria policial”, sostuvo Gustavo Araya.

Pero además dijo que las amenazas proferidas por Milagro Sala son “más graves aún” por el cargo que ocupa como diputada provincial y, como tal, “tiene la obligación moral y ética de conducirse conforme a los carriles de respeto, tolerancia, prudencia, que le impone la convivencia democrática y su deber cívico”.

Sin embargo, Sala hizo caso omiso de esta nueva imputación y trató de zafar de la elevación a juicio de la causa. Hasta ahora,no se presentó en el Juzgado de Control N° 2, a cargo de Ricardo Grisetti, para conocer causa de imputación y prestar declaración indagatoria. La primera citación judicial fue para el 6 de mayo de 2015, pero presentó un certificado médico tras haber sido sometida a una operación en el hospital Italiano de Buenos Aires. Luego, fue convocada para el 18 de junio, pero días previos presentó una nota diciendo que nuevamente no iba a poder asistir. “Debido a la invitación efectuada por Su Santidad el Papa Francisco I, debo trasladarme a la Ciudad de Roma, Italia, a efectos de participar de la Misa de Sanación a celebrarse el día viernes 26 de junio del corriente en la Santa Sede, regresando a nuestra provincia los primeros días del mes de julio”, dice una nota firmada por puño y letra de la polémica diputada.

Por esos días, los abogados de Sala solicitaron casi simultáneamente que el juez disponga la “mediación entre las partes” y que la causa no vaya a juicio.

El 18 de junio (el día que debía realizarse la audiencia) el juez Grisetti, manifestando una clara condescendencia a favor de la imputada, resolvió hacer lugar al pedido de declarar “mediable” la causa, debido a que el magistrado consideraba que no existían “razones de interés público prevalentes en la persecución penal que haga inviable esta solicitud”, expresando a la vez su deseo de que la diputada “se haga cargo de la reparación en la medida de lo posible y que disipe el conflicto sin necesidad de un juicio y una sentencia”.

El 31 de agosto último, Sala fue citada nuevamente por la justicia para hacerle conocer la imputación (de qué se la acusa) y para que designe abogado defensor. Pero Milagro Sala no se presentó. El juez debería librar un oficio a la Legislatura para que sea conducida a comparecer con el auxilio de la fuerza pública. Con cualquier ciudadano es lo que hubiera tenido que ocurrir. Hasta ahora, la Justicia, parece actuar con una cautela extrema, casi cómplice.

Fuente: Seprin


Tenemos más cosillas sobre Milagro Sala


Sergio Massa, junto a José Manuel de la Sota: “Proponemos terminar con los punteros como Milagro Sala”

El candidato presidencial de UNA propuso reformar los planes sociales y cruzó a la líder de la agrupación Tupac Amaru por “extorsionar a la gente pobre”

En campaña por el norte del país, Sergio Massa presentó su propuesta de gobierno en la ciudad de Salta y fustigó contra la dirigente social ultrakirchnerista Milagro Sala.
Acompañado de su candidato a vicepresidente, Gustavo Sáenz, el gobernador de Córdoba José Manuel de la Sota y el líder de su equipo económico, Roberto Lavagna, el líder del Frente Renovador propuso que los planes sociales “serán garantizados por ley”, de forma que sean “un puente para la capacitación y el empleo”.
Se terminan para los vagos y los punteros políticos como Milagro Sala, que extorsionan a la gente pobre“, cuestionó con dureza el candidato presidencial de UNA.
Sala quedó en el centro de la escena en las últimas horas por amenazar de muerte a dos policías de la provincia de Jujuy. “Voy a poner una bomba y los voy a hacer volar a la mierda”, les habría dicho la diputada oficialista a los efectivos. A raíz de sus dichos fue imputada en la Justicia.
Massa sigue buscando acortar la distancia de votos obtenidos por Mauricio Macri y Daniel Scioli en las primarias. Tras presentar su propuesta en el Teatro del Huerto de la capital salteña, planteó la eliminación de las retenciones para las economías regionales de forma que “puedan respirar”.
Además, reiteró su proyecto para castigar con cadena perpetua a los narcotraficantes y el emplazamiento de las Fuerzas Armadas y el Ejército en la frontera, para que “dejen de cruzarla impunemente”.
“Yo me voy a ocupar personalmente de liderar la lucha contra la inseguridad para que los argentinos vivan en paz y los delincuentes no tengan otro lugar que la cárcel para esconderse”, sostuvo en diálogo con la prensa.
“Gobernando con José Manuel de la Sota y Roberto Lavagna vamos a lograr, por fin, un país federal que logre articular el esfuerzo de todas las provincias para el bien de todos los argentinos”, manifestó.
Por último, Sergio Massa ratificó su compromiso con dar un debate presidencial, luego de que el equipo del gobernador Daniel Scioli anunciara que no participaría de ese tipo de actividades.
“Es muy importante que la Argentina tenga debates presidenciales. Es muy triste ver que alguien que quiere ser presidente arranque mintiendo. Porque Scioli dio su palabra, es más, nos invitaron a firmar un compromiso y él dijo que no hacía falta, porque su palabra valía más. Y por lo visto la palabra de Scioli no vale nada. Lo que sí espero es que el error de Scioli de no debatir no implique también el error de Macri de no debatir“, concluyó Massa.
Fuente: Infobae

Milagro Sala, Masonería y falsificación de dólares:

 

milagro salaLink: http://argentinatoday.org/2015/09/19/falsificacion-de-dolares-tupac-amaru-y-masoneria/