Un rabino israelí publica una obra con licencia para matar a los «no judíos»

Noticia publicada por ABC.ES en Noviembre de 2009.
«Hemos encontrado que los «no judíos» son generalmente sospechosos del derramamiento de sangre judía. Uno debe considerar matar incluso a (sus) bebés, debido al peligro que ocasionarán si se les permite crecer para ser tan malvados como sus padres».
La sentencia forma parte de «La Torah del Rey», un libro que era lanzado ayer en Israel en medio de la polémica de quienes lo consideran ya una macabra guía sobre las presuntas licencias que la Biblia y la ley religiosa otorgan para matar a «goym», la voz que en hebreo designa a los «no judíos».
El diario «Maariv» de Tel Aviv, que el lunes adelantaba extractos de la obra en exclusiva, era tajante: «Este es el material desde el que se crea el terrorismo judío», señalaba el periódico, apenas diez días después de que se conociera la detención en Jerusalén de Yaakov Teitel, un judío de origen norteamericano acusado de haber asesinado y atentado contra palestinos y homosexuales a lo largo de 12 años.

La escuela talmúdica

Escrito por el rabino Yitzhak Shapiro -jefe de la escuela talmúdica Od Yosef Chai («José todavía vive»), ubicada en una colonia cercana a Nablús-, el texto ha empezado a ser distribuido a través de internet y recomendado en centros de estudios religiosos.
En sus páginas, nunca aparecen las palabras «árabes» o «palestinos» y al comienzo de la obra se declara de forma solemne la prohibición de matar «no judíos» para así evitar hostilidades o profanar el nombre de Dios. Pero a partir de ahí, el libro deviene en un completo manual de dispensas, según las cuales cabe quitar la vida a un gentil por el mero hecho de que no cumple con los siete preceptos de la Noahide -que condena la idolatría o las «relaciones sexuales ilícitas»-, y que es exigible a todo ser humano.
Shapiro también defiende matar a «no judíos que reclaman la tierra para ellos», a los que «con su discurso, debilitan nuestra soberanía» y a los que considera «perseguidores», como los «civiles que ayudan a los combatientes» y a los niños.

Fuente: ABC.ES