Dictadura K: Milagro Sala obliga a la gente a afiliarse si quiere acceder a los Hospitales

Milagro Sala, líder de la Tupác Amaru se aprovecha de las deficiencias del sistema de salud jujeño y montó consultorios externos en los que para atenderse hay que estar afiliado a su agrupación política. Además, una vez adepto hay que cumplir con la organización e ir a los actos y marchas. Lo que debe ser un derecho universal para todos los habitantes, para la dirigente piquetera k, tiene un precio.

El informe de Telenoche reveló que la Tupác Amaru obliga a la gente a afiliarse si quieren recibir asistencia médica

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Un informe televisivo que emitió el informativo Telenoche este lunes 14/09 reveló como es el trabajo de la organización Tupác Amaru para conseguir afiliaciones.

Ocurre que, el hospital público Dr. Jorge Uro de La Quiaca está colapsado porque faltan médicos y los funcionarios no hacen nada. Ante esta situación, Milagro Sala montó consultorios externos en los que para atenderse hay que estar afiliado a su agrupación política. Además, una vez adepto hay que cumplir con la organización e ir a los actos y marchas.

Hace seis semanas la líder del partido Unidos y Organizados inauguró el centro médico para “alivianar” el colapso del hospital. Pero, según dijeron miembros del hospital, no ayudó en nada porque no tienen laboratorio y si el paciente necesita un estudio tiene que ir al hospital.

“La gente viene esperando mucho de nosotros y hacemos lo que podemos”, contó una médica. La concejal radical de La Quiaca Alejandra Elías, dijo que “este año se fueron cinco médicos”. “Si no tenemos profesionales puede pasar cualquier cosa”, sostuvo.

En esa institución, que además atiende gente de las localidades de Yavi, Villazón y Santa Catalina; hay 5 médicos clínicos, 3 pediatras, un traumatólogo, un cirujano y un anestesista. “El gobierno provincial nos abandonó”, aseguró Elías.

Muchas personas se quedan a dormir en los pasillos del centro de salud para lograr tener un turno. Clementina Cabrera, bioquímica y exdirectora del hospital, contó que “hay ancianos y niños que tienen que venir a las 8 de la noche para tener turno”. “A veces alcanza, a veces no”, lamentó.

A las siete se empiezan a dar los turnos y la gente que pasó la noche ahí empieza a hacer fila. Como hay pacientes internados, los médicos atienden dos horas por día y luego se dedican a los internados. La persona que no consigue turno, tiene que volver a pasar la noche al otro día.

“Uno siente pena por los pacientes”, concluyó la enfermera Juana Cusi.

En twitter, la cuenta encargada de la prensa de la organización acusó al programa de televisión que querer generar “una campaña sucia”.

Fuente: urgente24