“Fino” Palacios critica a Nisman en juicio por encubrimiento en la AMIA

El ex fiscal Müllen, por su parte, acusó a la ex SIDE de sembrar “pistas falsas” en la investigación.

El ex jefe de la Policía Metropolitana, Jorge “Fino” Palacios, negó hoy su responsabilidad en las irregularidades de la investigación por el atentado a la AMIA y cuestionó al fallecido fiscal Alberto Nisman, quien estaba a cargo de la causa hasta que fue hallado muerto en su departamento de Puerto Madero con un disparo en la cabeza.

Otro imputado, el ex fiscal Eamon Müllen, en su indagatoria ante el Tribunal Oral Federal 3, sostuvo que aquellos que debían aportar datos e información sobre el ataque a la mutual judía, perpetrado el 18 de julio de 1994, brindaban “pisas falsas”.

Al declarar como imputado en el juicio oral por supuesto encubrimiento, Palacios afirmó que no intervino en el frustrado allanamiento del 1º de agosto de 1994 al domicilio del comerciante Antonio Kanoore Edul.

Según la acusación, ese operativo se habría suspendido porque Munir Menem (también fallecido), hermano del entonces presidente Carlos Menem, llamó para evitar el avance de la denominada “pista siria”.

Palacios dijo que él intervino en esa causa varios años después del frustrado allanamiento y rechazó haber actuado informalmente por su supuesta amistad con el ex juez federal Juan José Galeano, entonces a cargo de ese sumario penal, y hoy imputado.

“Las órdenes (de Galeano) fueron dirigidas al jefe del DPOC”, el disuelto Departamento de Protección al Orden Constitucional, entonces a cargo del comisario mayor Carlos Castañeda, también sometido a este juicio.

Palacios sostuvo que “llama poderosamente la atención que el doctor Nisman tardara once años y nunca se haya interrogado (a los policías) que participaron en el procedimiento”, en referencia a la denuncia que el ex titular de la UFI AMIA realizó días antes de ser hallado muerto.

Antes de Palacios fue convocado a declarar Castañeda, pero se negó a hacerlo, por lo que se leyó su descargo en la etapa de instrucción del sumario.

En aquella oportunidad, Castañeda manifestó que “las órdenes las daba Galeano” y que la información sobre posibles implicados en el atentado “la daba la SIDE, que se manejaba con el juez”.

Agregó que no tenía contactos con el poder político y que se enteró quien era Kanoore Edul “mucho tiempo después” y “por los diarios”.

A su turno, Müllen, quien al igual que Palacios aclaró que no iba a contestar preguntas y que se reservaba el derecho de ampliar la indagatoria durante el transcurso del juicio, admitió que en los diez años que estuvo en esa “complejísima causa”, pudo haber cometido errores, pero “soy absolutamente ajeno a los gravísimos hechos que se me imputan”.

En este juicio se investiga si se le pagaron 400.000 dólares a Ana Boragni, pareja de Juan Carlos Telleldín (ambos también enjuiciados) para que el mecánico y reducidor de autos incriminara a policías bonaerenses en el ataque a la mutual judía de la calle Pasteur al 600.

Müllen remarcó que “sería un despropósito que en la causa más importante –en la que le tocó actuar- dejara de lado mis principios y de un día para el otro hubiera decidido participar en una farsa para que personas inocentes fueran encarceladas”.

El ex fiscal advirtió que en esa pesquisa, “a medida que se intentaba avanzar aparecieron nichos de corrupción dentro del mismo Estado para desviar la investigación” sobre el ataque porque “desde los mismos organismos que tenían que investigar el hecho nos daban pistas falsas”.

Fuente: gaceta mercantil