LOS SOLDADOS JUDÍOS DE HITLER

Por BRYAN MARK RIGG

Es llamativo el título o el nombre del Libro o documental que trae alguien que no es NAZI ni nada que se parezca, pero adentrémonos algo de lo que hay en esa obra sin antes preguntarnos eso de la SUPREMACÍA ARIA o RACIAL que había en HITLER o el Nacionalismo Alemán en el 30 hasta el 45 del siglo pasado.

¿Que tan cierto es y era? y de no ser cierto, que panorama se nos puede abrir al saber lo desconocido por los medios que escribieron la HISTORIA OFICIAL post GUERRA MUNDIAL a piacere de los VENCEDORES que fue sobre todo la BANCA INTERNACIONAL JUDíA?

El soldado WOLFRAM GÜNTHER sirvió en una unidad de Sturmgeschütz (cañón de asalto) de la Wehrmacht en el frente del Este; en un solo día destruyó varios carros de combate rusos y sus valientes acciones de guerra le posibilitaron la Cruz de Hierro.

WOLFRAM GÜNTHER

WOLFRAM GÜNTHER

El as de caza SIGFRIED SIMSCH logró 95 derribos y la Cruz de Caballero.

SIGFRIED SIMSCH

SIGFRIED SIMSCH

BERNAHRD ROGGE fue uno de los más osados capitanes de navío de superficie alemanes: al mando de su famoso crucero auxiliar, el legendario buque corsario Atlantis, hundió o capturó 22 navíos aliados y tuvo en jaque a toda la flota británica.

BERNAHRD ROGGE

BERNAHRD ROGGE

El capitán KLAUS VON SCHMELING-DIRINGSHOFEN, al mando de la 1ª Compañía del 73º Regimiento de Infantería, cayó heroicamente en combate al frente de sus hombres en Polonia, y se llevó elogios fúnebres en la Radio del Tercer Reich y fue enterrado en un féretro que llevaba la Bandera con la Cruz Cristiana gamada.

KLAUS VON SCHMELING-DIRINGSHOFEN

KLAUS VON SCHMELING-DIRINGSHOFEN

HANS SANDER, por ejemplo, que era en 1935 Sturmfuhrer de las SA, así como miembro del partido Nacional Socialista y fue premiado con la medalla de oro del partido.

Esos 5 militares y cantidad impresionante mas que lucharon por el Tercer Reich durante la II Guerra Mundial, tienen una tremenda y particular relación entre sí, y es que eran JUDÍOS!

HANS SANDER

HANS SANDER

Pero cómo? No era que HITLER asesinaba a JUDÍOS? Que los despreciaba y no podía ni verlos y que los aplastaba como a cucarachas? Se le pasó por alto semejante error?

La imagen que ustedes ven del soldado Alemán, era JUDÍO, y fue promocionada para alentar a los jóvenes alemanes a alistarse en el Ejercito y la fotografía era difundida bajo la frase: “EL SOLDADO ALEMAN IDEAL”

"EL SOLDADO ALEMAN IDEAL"

“EL SOLDADO ALEMAN IDEAL”

Pero volviendo a los hechos que seguramente han cautivado tu curiosidad, los datos aseguran que no fueron menos de 150.000 los JUDÍOS que sirvieron a Hitler en la Segunda Guerra Mundial!

Entre ellos hubo también marinos y aviadores e inclusive llegaron a tener alto cargos y a sabiendas de quienes eran perfectamente. Hasta ahora todo apunta de que hay muchas cosas que el sistema no nos ha contado sin saber la gran mayoría porque.

En el 1940 habían unos 16.000 soldados JUDÍOS sirviendo en la Werhmacht pero aproximadamente unos 150.000 pelearon con los Nacional Socialistas en la Segunda Guerra Mundial, imagínense eso?! De esos 150.000, hubieron unos 30.000 que recibieron condecoraciones en la guerra y otros 19.000 fueron ascendidos de cargos, por ejemplo HITLER llego a expedir certificados de Alemanes puros que se llamaban “Deutschblüutigkeitserklärung” que no solo les permitía combatir sino también ser considerados Alemanes naturales.

Otro caso es el del célebre general FRITZ BAYERLEIN, mano derecha de Rommel, que fue forzado a retirarse en 1934 y al que el Führer concedió una de las tantas decenas de excepciones para seguir sirviendo en las Fuerzas Hitlerianas. Acabó la guerra con la Cruz de Caballero con espadas y hojas de roble y al mando de la división acorazada de élite Panzer Lehr.

FRITZ BAYERLEIN

FRITZ BAYERLEIN

El libro en definitiva bien o mal, ha documentado decenas de miles de casos de personas de origen judío que lucharon dando la vida en la Alemania Nacional Socialista y en todas las ramas de las Fuerzas Armadas, sobre todo la Wehrmacht, pero también la Luftwaffe, la Kriegsmarine (hubo almirantes y un comandante de submarino de origen JUDÍO, HELMUT SCHMOENCKEL, del U-802) e incluso las Waffen SS (HASTA UN TENIENTE CORONEL).

HELMUT SCHMOENCKEL

HELMUT SCHMOENCKEL

Como añadido tremendo a lo expuesto, se suma también que la Alemania de HITLER tenía y poseía en sus fuerzas a soldados de otras naciones y razas, entre las que se muestran los INDIOS, NEGROS, JAPONESES, ÁRABES y otros muchos más.

En ese sentido se había creído que durante las Olimpíadas de Berlín, en el año 1936, HITLER enfadó al ver que JESSE OWENS, un atleta estadounidense NEGRO que había ganado muchas medallas en los juegos que, a priori, iban a demostrar la superioridad de la raza aria que HITLER pregonaba.

JESSE OWENS,

JESSE OWENS

HOMENAJEADOS PÚBLICAMENTE POR HITLER.

Se dice que las medallas de los NEGROS atletas enfureció a HITLER cuando este no quiso saludar a uno de ellos al ganar una. Ocurre que HITLER estaba tomando parte del saludo a cada ganador de las medallas, hasta que los organizadores le obligaron a retirarse y dejar a cargo al comité de las Olimpíadas.

Esto sucedió antes de que CORNELIUS JOHNSON, (Y NO JESSE OWENS) atleta negro estadounidense, fuera laureado con medalla de oro en salto de altura.” O sea a HITLER se le solicitó cumplir un “requerimiento protocolar”, ciertamente que después del pedido del C. O. I. no hubo más saludos en público por parte del Führer durante todo el resto de la Olimpíada, ni para los negros ni para los blancos.

“El entusiasmo deportivo de los espectadores alemanes me impresionó profundamente, especialmente la caballeresca actitud del público. Pueden decir a todos que agradecemos la hospitalidad germana.”

-JESSE OWENS- Era su primera medalla de oro.

HITLER también presenció una ceremonia especial para JESSE OWENS, en previsión de su victoria. JESSE, estaba en el medio, ligeramente arriba del detentor de la medalla de plata, a su derecha, y del tercero colocado a su izquierda. Cuando los tres atletas levantaron la vista a la tribuna de honra, la banda de los organizadores de la Olimpíada, dirigida por el conde Henri de Baillet Latour, y una batería de trompetas, en la extremidad del estadio, comenzaron a tocar y toda la multitud se levantó. Tres lindas jóvenes en uniforme blanco, se encaminaron hasta los campeones y los coronaron con laureles. JESSE recibió también un tiesto con un pequeño roble.

El propio JESSE OWENS desmintió que HITLER hubiera vuelto públicamente la espalda: el atleta de color dijo que HITLER le había rendido un homenaje: “Cuando pase frente al Canciller (HITLER), se incorporó, me saludó con la mano y yo le devolví el saludo en la misma forma. Creo que los periodistas mostraron su mal gusto al criticar al hombre del momento en Alemania”

El “Negro” era tan querido y popular para el pueblo alemán, que no tuvo, después de la primera victoria, prácticamente más descanso, porque donde fuese tenía que dar autógrafos. Después de la victoria en los relevos, se vio obligado a cambiar de alojamiento para huir de la multitud de cazadores de autógrafos. Millares esperaban en fila del lado de afuera, en la Casa Bautzen en la Villa Olímpica. Al principio, Jesse se sentía a gusto siendo tan popular, y de buen grado daba autógrafos a diestra y siniestra. Pero ya por el final de las competiciones, los músculos de su brazo derecho estaban quedando con calambres. Larry Snyder, su compañero de equipo tuvo miedo de que los calambres pudieran perjudicarle las piernas. Pidió la ayuda de Herb Fleming, otro negro con el cual era constantemente confundido. Jesse autorizó al otro atleta negro para firmar autógrafos en su nombre.

Pese a todas las conquistas que el NEGRO JESSE OWENS había logrado para su país, no estuvo en su viaje donde toda la delegación estadounidense fue invitada a Noruega y Suecia. Pero peor aún, JESSE fue suspendido por la Asociación Atlética de los Estados Unidos, regresó a su patria, donde no fue recibido con banda de música, ni trompetas, ni homenajes; abandonó su curso universitario y firmó un contrato de— ¡director de conjunto musical! ¡Y nunca más compitió!!! Uno de los mayores atletas de todos los tiempos, héroe celebrado por los alemanes e ignorado por su patria al volver. ¿No habrá sido justamente por eso que la prensa internacional lo ignoró? ¿Habría caído en desgracia? ¿En algún tipo de trampa?

Finalmente ¿porqué espumaría de rabia un Gobernante que venció una olimpíada brillantemente, con 88 medallas, numero idéntico al conquistado EN CONJUNTO por los EEUU, Francia y Gran Bretaña, las tres mayores potencias de la época?. JESSE OWENS, en el hospital, de cáncer, antes de fallecer, dio la siguiente entrevista al Tampa Tribune del 01/04/80, páginas 1 y 3-6: “HITLER no saludó ningún atleta más, pero fue después del pedido del presidente del COI”. Pero OWENS, llegando de vuelta a los EE.UU. como gran campeón, no recibió ningún apretón de mano del presidente ROOSEVELT.

Al contrario de lo que ocurriera en Alemania, en su propia patria no le permitían sentarse en los asientos de adelante de los ómnibus, tenía que ir para la parte trasera, destinada a los negros. En las reparticiones públicas; debía entrar por la puerta del fondo y no podía vivir en donde le gustase. Joe Louis y él, fueron los primeros atletas negros de fama mundial. Pero no podían hacer propaganda de artículos deportivos en los EE UU. de América, pues los estados del sur boicotearían ésos productos. “Nosotros vivíamos en América bajo ésa discriminación”, aseguró él.

El propio afirma en sus memorias que recibió una felicitación oficial por escrito del gobierno alemán, y que sin embargo el presidente FRANKLIN DELANO ROOSEVELT no lo invitó a las celebraciones en la Casa Blanca, puesto que estaba inmerso en las elecciones y necesitaba el voto del sur americano. Owens, en su autobiografía (The JESSE OWENS Story, de 1970)

¿Que pasó entonces con la otra historia de la SEGUNDA GUERRA mundial?! ¿Habrán exagerado para obtener réditos posteriores a la derrota mundial Alemana? O ¿Habrá algo que no se contó?

Las respuestas se pueden dar a medida que se desarrollan los hechos y nos llegan con más claridad en la actualidad desde la arribo de Internet y obras literarias que se difunden con más facilidad en las redes sociales, como la de este hombre que con recaudos hay que leerla ya que hay hechos que no cuenta, y por otro lado sigue sin preguntarse otras “verdades” más urticantes donde favorece la historia oficial de los vencedores al esgrimir otro título para el libro con: “La Tragedia de los Soldados Judíos de HITLER”.

Compartido Por: Politikincorrecto