Israel construye un muro divisorio ante la ola migratoria

En medio de la crisis migratoria que ha consternado a Europa, el régimen de Israel intenta construir un muro para impedir una eventual afluencia de refugiados.

En la reunión semanal del gabinete celebrada este domingo, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, ha informado de que una valla de 30 kilómetros se está construyendo a lo largo de la frontera con Jordania para detener una posible llegada de “inmigrantes a Israel”.

“Construiremos la valla hasta los altos del Golán. No vamos a permitir que Israel sea sumergido en una ola de inmigrantes ilegales y activistas terroristas”, ha afirmado el primer ministro del régimen de Tel Aviv.

El primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu.

Israel terminó la construcción de un muro de 230 kilómetros a lo largo de la frontera con Egipto en 2013. También ha puesto vallas a lo largo de la frontera con el Líbano y en la frontera de Siria con los ocupados altos del Golán.

Según Netanyahu, la nueva pared que se conectaría con la barricada de Egipto, se extenderá más de 30 kilómetros desde la ciudad de Eilat, en el sur de los territorios ocupados palestinos y cerca de la frontera con Jordania, hacia un sitio previsto para un nuevo aeropuerto en la misma ciudad.

Las controvertidas declaraciones de Netanyahu se producen mientras el continente europeo vive una crisis migratoria provocada por la afluencia de solicitantes de asilo procedentes de países afectados por conflictos en Oriente Medio y África del Norte.

Solicitantes de asilo hacen cola en un puesto de control de la Policía griega en el Puerto de Lesbos. 4 de septiembre de 2015.

La alarmante cifra de 340 mil personas que ha llegado a las fronteras europeas ha desatado una crisis de refugiados sin precedentes en el viejo continente, mientras la Unión Europea (UE) se debate entre cuotas de asilo y cierre de fronteras, el mundo contempla las imágenes de personas desesperadas en Hungría, que tratan de subirse a un tren con destino a Alemania o Austria.

El sábado, miles de refugiados llegaron a Austria en autobuses fletados procedentes de Hungría, tras varios días de protesta por el rechazo de Hungría a permitir la salida de trenes con destinos internacionales.

Según un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 2000 personas han muerto en lo que va del año 2015 al tratar de cruzar las aguas del Mediterráneo rumbo a Europa.

Fuente: HispanTv