Mohamed Alí Seineldín – 6 años de su muerte

“MIENTRAS HAYA TAN SOLO UN GRUPO DE ARGENTINOS QUE RESISTAN A SER CONQUISTADOS LA PATRIA VIVE”

Mohamed Alí Seineldín (Nació en Concepción del Uruguay, 12 de noviembre de 1933 – Falleció en Buenos Aires, el día miércoles 2 de septiembre de 2009)
Se marchó de la vida con la acre sensación que producen la injusticia y la traición a la que fue sometido por los políticos corruptos a los que denunciaba por la entrega de la Patria a los intereses espurios del imperialismo asistidos por el cipayismo vernáculo de entre los que sobresalía el “Judas” de esta historia, Carlos Menem

En 1957 egresó del Colegio Militar de la Nación, con el grado de Subteniente del arma de infantería. Posteriormente, prestó servicios en el Colegio Militar de la Nación y la Escuela de Suboficiales “Sargento Cabral”, establecimientos de formación de los oficiales y suboficiales del Ejército Argentino, respectivamente. Luego fue jefe de una compañía de paracaidistas en Catamarca.
Cuando completó sus estudios superiores en la Escuela Superior de Guerra, se le otorgó el título de Oficial de Estado Mayor. Más tarde se desempeñó como profesor en esta misma escuela. Colaboró en los planes de estudio de diversos organismos de la Policía Federal Argentina. Fue jefe de los cursos de “Comandos” del Ejército y reformó sus contenidos adaptándolos a las contiendas bélicas contemporáneas (guerra de guerrillas y anti-guerrillas); creó el grupo de elite inter fuerza HALCON 8 y participó en los combates en la Provincia de Tucumán contra grupos guerrilleros del Ejército Revolucionario del Pueblo. Como consecuencia de su manifiesta oposición al relevo del Comandante en Jefe del Ejército, General Numa Laplane, por cuanto vislumbraba que este episodio no era aislado sino que formaba parte de una estrategia para el desplazamiento del Gobierno Nacional, fue relevado de sus funciones en la Escuela de Infantería, en 1975.
Participó en la Guerra de Malvinas, destacándose en este conflicto bélico contra el Ejército del Reino Unido, ganándose el reconocimiento de sus subordinados y de la comunidad chubutense.
Durante su encarcelamiento, partidarios del ex Coronel Seineldín pidieron la liberación de éste. El 25 de mayo de 2003 se oficializó el indulto presidencial por Eduardo Duhalde tanto al ex militar como al ex guerrillero Enrique Gorriarán Merlo, además siete ex militares involucrados en el alzamiento carapintada. Seineldín se encontraba confinado en la cárcel militar de Campo de Mayo. En 2002 la esposa del retirado coronel y muchos colaboradores habían pedido públicamente su liberación. Pese a su natural desconfianza de la clase política argentina, se le reconoce una amistad personal con el ex Presidente Duhalde. Al ser liberado trabajó como supervisor de una empresa de vigilancia privada y colaborador de un pequeño empresario agrícola en la provincia de Catamarca.
Es reconocido antiimperialista y crítico del Fondo Monetario Internacional, además de oponerse a la política intervencionista de Estados Unidos en Argentina y el resto de Latinoamérica.
Criticó duramente la política israelí en Palestina. Hablo de refundar la República Argentina siguiendo principios del corporativismo y el nacionalismo económico, tomando como referente al general Perón.
Se le ha considerado como el único oficial, al menos de alto rango ya que ostentaba el cargo de Teniente Coronel para ese entonces, que se opuso al Proceso de Reorganización Nacional llevado a cabo por la última dictadura militar argentina.

Participó en la Guerra de Malvinas con el grado de teniente coronel al mando del Regimiento nº 25 de Infantería. De reconocida tendencia nacionalista, formó parte de la línea “nacional” del Ejército, autodefinida rosista-peronista y cercana al nacionalismo católico, en contraposición con la línea “liberal”, cercana al antiperonismo, a esta última se le adjudica los golpes de Estado de 1955 y 1976. Referente del movimiento carapintada, un grupo de oficiales y suboficiales del sector nacionalista del Ejército que protagonizó alzamientos militares durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Provenía de una familia libanesa, que emigró a Argentina, proveniente de la tradición drusa (1) que se convirtió al catolicismo. Siendo niño su familia se trasladó a Concordia, en donde vivió hasta el inicio de su carrera militar.
Al producirse el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que dio inicio a la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, en su condición de Mayor, no tardaría en discrepar con la junta militar presidida por Jorge Rafael Videla.
En 1978, admitió haber organizado la Unidad Especial Antisubversiva, que fue creada para operar durante el mundial de fútbol realizado en el país. Luego de su ascenso al grado de coronel, en 1984, fue asignado por el gobierno Argentino a la República de Panamá como agregado militar. En ese cargo se desempeñó durante 1985 y 1986, hasta el derrocamiento del entonces jefe de estado y del Ejercito Panameño; las Fuerzas de Defensa (FFDD); General Manuel Noriega; en estas circunstancias volvió al país.
Con el grado de teniente coronel participó en la operación que a instancias de él, fue denominada Operación Virgen del Rosario (comúnmente conocida como Operación Rosario), por la cual la República Argentina recuperó el 2 de abril las Islas Malvinas. Al mando del RI 25 (actual Regimiento de Infantería Mecanizado 25) tuvo como misión la recuperación del aeropuerto y la captura del gobernador de las islas en el área de operaciones de Puerto Argentino y la de la toma de los caseríos de Puerto Darwin y Pradera del Ganso en el interior de la Isla Soledad. Cumplidas estas misiones con éxito por parte del regimiento comenzó la preparación de sus tropas (la mayoría conscriptos clase 63) para el enfrentamiento terrestre que comenzarían el 21 de mayo con el desembarco de las tropas inglesas. Posterior a ello su regimiento participó en la defensa de Darwin y Pradera del Ganso. El 14 de junio y finalizada la contienda fue tomado prisionero de guerra en Puerto argentino. Su regimiento fue condecorado por estas acciones.

En 1988 había encabezado la rebelión militar carapintada de Villa Martelli, durante la presidencia de Raúl Alfonsín. La rebelión concluyó con un supuesto acuerdo entre el líder carapintada y el general Isidro Bonifacio Cáceres, designado mediador por el jefe del Ejército teniente general José Caridi, que no se verificó en la práctica porque Seineldín fue detenido, procesado y dado de baja. Un tribunal militar condenó a los oficiales rebeldes a períodos de cárcel que oscilaban entre los 12 años y el “encarcelamiento indefinido”. El levantamiento de diciembre de 1990 fue el tercero protagonizado por miembros del Ejército contra gobiernos constitucionales desde la llamada restauración de la democracia en Argentina en 1983
Seineldín, a pesar de encontrarse detenido por orden del entonces jefe del Ejército, Teniente General Martín Bonnet, fue el ideólogo del alzamiento carapintada contra la cúpula del Ejército e indirectamente contra el gobierno nacional, del 3 de diciembre de 1990, donde unos 50 soldados se hicieron con el control de instalaciones militares en El Palomar, Provincia de Buenos Aires, el Edificio Libertador, sede del Estado Mayor del Ejército, y el Regimiento de Patricios, entre otros, en la ciudad de Buenos Aires. Entre los oficiales amotinados se encontraban el mayor Hugo Reinaldo Abete en el Regimiento de Patricios y el capitán Gustavo Breide Obeid en el Edificio Libertador. (Todos ellos aparecen en la fotografía abajo insertada)
El ex coronel fue juzgado por un tribunal militar que lo halló culpable. Durante el juicio asumió la total responsabilidad de las muertes que provocó dicho enfrentamiento, y realizó un alegato conocido como “El Nuevo Orden Mundial” el 7 de agosto de 1991, en que denunciaba maquinaciones del imperialismo norteamericano y su servidor en Argentina, Menem, en el desmantelamiento del Ejército y la defensa nacional, así como la promesa de la instauración de una Segunda República, y el diagnóstico de un proceso de destrucción del aparato productivo de la economía argentina promovido por el Proceso de Reorganización Nacional entre 1976 y 1983, por Martínez de Hoz. (No le erró en nada)

Seineldín comenzó a cumplir su condena en la cárcel de la calle Caseros, en el barrio de Parque Patricios, en Buenos Aires, y luego se le trasladó al Penal de Magdalena en la provincia de Buenos Aires.
Su encarcelamiento originó pedidos de liberación de sus partidarios y también de veteranos de la Guerra de las Malvinas y de grupos afines al peronismo así como de agrupaciones de derecha e izquierda argentinas vinculadas al nacionalismo. Recibió el apoyo de la ex esposa de Menem, Zulema Yoma. En la provincia de Entre Ríos sus partidarios erigieron una enorme cruz para rezar por su liberación y la banda de heavy metal Almafuerte, liderada por Ricardo Iorio, en su disco Piedra libre, declaró su fe peronista, homenajeó a Seineldín con el tema Cumpliendo mi destino. Fue además reconocido hincha de Boca Juniors, y durante una protesta ciudadana de 2002 por su liberación, se pudo ver a hinchas de su club favorito instalar banderas a su favor, y un sector de la hinchada de Nueva Chicago instaló en un partido una bandera con la consigna “Liberen a Seineldín”. Hubo numerosos actos de protesta pacífica destinados a exigir la liberación inmediata de Seineldín.
El 20 de mayo de 2003 el presidente Eduardo Duhalde indultó a Seineldín, que por entonces estaba preso en la cárcel militar de Campo de Mayo, al ex guerrillero Enrique Gorriarán Merlo y a 7 ex militares involucrados en el alzamiento carapintada. Al ser liberado trabajó como supervisor de una empresa de vigilancia privada y colaborador de un pequeño empresario agrícola en la provincia de Catamarca. (*)
(*) Ante la primera insinuación de realizar una componenda y liberarlo junto a Gorriarán Merlo, se negó a ser “moneda de cambio” y prefirió seguir detenido, luego la liberación de ambos se produjo de oficio sin haberla acordado con Seineldín.

El 2 de septiembre de 2009 se descompuso en calle Uruguay a la altura del 1000, en la Ciudad de Buenos Aires, cuando llegaba a una fundación a la que asesoraba para escuchar una disertación del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

Entre otras cosas, reitero, críticó al F.M.I; se opuso a la política intervencionista de EEUU; atacó la política israelí en Palestina; se opuso al modelo neoliberal y a la globalización; era nacionalista; declaró su preocupación por la revolución mundial anticristiana y contra el enemigo invisible que controla el nuevo orden mundial; habló de refundar la República.

Para recordar, ante las falsas acusaciones de los medios masivos al difunto patriota Seineldín, una entrevista realizada por Jorge Lanata, donde deja en clara su postura e ideología. Siempre estuvo con la Patria…

Ultima Entrevista a Seineldin imperdible sin filtro¡¡¡

Libro Seineldin ¨El Gran Patriota¨ de Luis Razzolini

Link Al Libro

Era Seineldín un hombre que sabía ver el futuro, que no se preparaba para la guerra que pasó, sino para la que viene:

1. ANUNCIÓ LA GUERRA PSICOPOLÍTICA

2. DENUNCIÓ LAS FALSAS OPCIONES ” DERECHAS E IZQUIERDAS”

3. ADVIRTIÓ RESPECTO DEL ATAQUE A LA FAMILIA Y SU DESNATURALIZACIÓN

4. EL ATAQUE A LAS SOBERANÍAS NACIONALES MEDIANTE ARDIDES COMO EL ECOLOGISMO Y EL INDIGENISMO

5. LA DESTRUCCIÓN, POR DESNATURALIZACIÓN, DE LAS INSTITUCIONES DE LA REPÚBLICA, DE SUS FFAA, DE SEGURIDAD Y POLICIALES

6. EL ESTADO FALLIDO

7. LA DISOLUCIÓN NACIONAL

Alguna vez nos preguntamos ¿por qué si casi todos los países de Iberoamérica vivieron procesos militares que gobernaron y combatieron el flagelo del terrorismo internacional con métodos similares, sólo en la Argentina se consolidó una PERSECUCIÓN TOTAL Y FINAL CONTRA TODA INSTITUCIÓN QUE REPRESENTARA EL ORDEN Y LA SEGURIDAD?
La respuesta es simple, NUESTRO PAÍS TUVO EL ORGULLO Y EL HONOR DE HACER FRENTE AL IMPERIO CUANDO EN 1982 DIJO BASTA Y CONSUMÓ LA GESTA SIN MEDIR CONSECUENCIAS, porque no caben especulaciones cuando de defender la dignidad y el honor se trata, pues como dijo el poeta “EL HONOR ES DEL ALMA Y EL ALMA SÓLO ES DE DIOS” la derrota en la batalla de malvinas signó nuestra suerte.
HABÍA QUE MARCAR EL ESCARMIENTO, NO PODÍA UN PAÍS DE IBEROAMÉRICA SOSTENER LA INDEPENDENCIA TECNOLÓGICA QUE NUESTRO PAÍS HABÍA ALCANZADO CON LA CALIDAD DE SUS MENTES (energía atómica, desarrollo y construcción de aviones y misiles como el cóndor, blindados como la familia tamse,su propia artillería pesada y de cohetes, etc. etc.) y FUE ASÍ QUE AQUELLOS MISMOS CON LOS QUE MANTENÍAMOS ESTRECHAS “RELACIONES CARNALES” NOS HICIERON Y NOS SIGUEN HACIENDO PAGAR LA INDEMNIZACIÓN DE GUERRA

FRASES DEL CORONEL SEINELDIN

En mas de una decada de carcel, el sistema tan solo ha logrado encerrar mis ochenta kilos de carne y huesos. Mi espiritu siempre ha vivido en libertad”

“No se concibe la paz al precio de la indignidad y la miseria. Frente a la injusticia, la lucha y la resistencia, es toda una razon de existir”

“Me di por muerto en Malvinas. El resto de mi vida lo pongo al servicio de mi Patria luchando por un proyecto Nacional, para que la presente generacion, si aceptare este desafio, lo enarbole como bandera de Victoria”

“Como un buen soldado, jamas me lamentare de haber dado testimonio de patriotismo desde la carcel, que me impuso el sistema. Solo pretendo que este sacrificio no sea en vano y se convierta en un legado de lucha para las nuevas generaciones”

“No callemos nuestra voz de protesta contra el imperialismo apatrida. A los silencios de los pueblos, preceden los tiempos de la esclavitud”

Luchar, luchar, luchar, ese es el precio por conquistar la Libertad y al mismo tiempo, los laureles de gloria, para quienes estan dispuestos a vivir con dignidad”

CANCION DEDICADA A EL POR ALMAFUERTE

LA PATRIA NECESITA SER RESTAURADA EN SUS ESENCIAS, LA TAREA AÚN NO HA TERMINADO.

Fuente: PSR

 


Geopolítica de la Droga: Por el Coronel Seineldín (Parte 1)

Geopolítica de la Droga: Por el Coronel Seineldín (Parte 2)

Geopolítica de la Droga: Por el Coronel Seineldín (Parte 3)


 

A 6 años del fallecimiento del patriota Mohamed Alí Seineldín

 

Informe especial… “No hay esperanza donde la corrupcion se instala. No habrá paz, donde haya un pueblo sometido y humillado. Y no hay porvenir, donde no esté asegurado el futuro de la Patria…”;
“Mientras haya tan solo un grupo de Argentinos, que resistan a ser conquistados, la patria vive…”

El 2 de septiembre de 2009, por la tarde, Seineldín emprendía su paso a la inmortalidad. Un patriota, un amante de la verdad y la libertad. Querido por ideólogos de izquierda, de derecha… no sembraba odios. Con su espíritu de lucha, contagió a los miles y a los honestos que seguían y admiraban su camino. Hoy lo recordamos con un informe especial…

Mohamed Alí Seineldin, nacido en Concepción del Uruguay el 12 de noviembre de 1933, falleció a los 75 años de edad, tras surfrir un paro cardiorrespiratorio. Trabajó hasta el último momento de su vida por la Patria.

Para saber quién fue y que ideas tenía, qué mejor que escucharlo a él: “Pertenezco a una línea del Ejército que es una línea cristiana, patriota y constitucionalista. Mejor un gobierno civil malo que un gobierno militar bueno”, expresaba en el año 2002 en una entrevista con Jorge Lanata.

El 3 de diciembre de 1990, se produce un levantamiento militar, caratulado por los medios de masas como un intento de golpe de Estado. Ante ello, Seineldín en su oportunidad de defensa expresó a la Justicia:

“Señor Presidente deposito en esta Honorable Cámara, mi confianza en que, el justo veredicto, contribuirá a la solución de esta grave situación que aqueja al Ejército y a la Defensa Nacional. Impulsados por nuestras justas Banderas, establecidas en la Constitución Nacional, Leyes y Reglamentos Militares y avalados por los camaradas muertos, lisiados, heridos y exiliados, expreso mi voluntad, ayudándome en el común dicho del General San Martín “Cuando la Patria Peligra, todo es lícito, menos dejarla Padecer”.

“Referente a los hechos Militares sucedidos en el día de la fecha, pongo en su conocimiento que asumo la total responsabilidad de los mismos, a pesar de no haber estado presente y alejado de la zona de operaciones.
Dejo constancia que, todos los Jefes Superiores, Jefes Subalternos, Oficiales y Suboficiales del Ejército y de la Prefectura Naval Argentina, cumplieron las estrictas ordenes que les impartí.”

La Justicia falló: “no se trató de un golpe de estado, ni siquiera en grado de tentativa”. Sin embargo, la prensa nacional, siempre difundió lo contrario.

¿Qué hizo Seineldín?

Larga es su historia, pero jamás se lo puede confundir como un “golpista”. Pues sus pronunciamientos siempre han sido en favor del pueblo, y jamás pretendió atentar contra la soberanía popular.

Seineldín explicó en sus alegatos los motivos por los cuales en diciembre de 1990 se lo consideró responsable del alzamiento carapintada.

“Mi grado de coronel de la Nación, aprobado por el Honorable Congreso, me agrega facultades además de las del Ejército, las correspondientes a la Nación. Para poder cumplir con estas facultades, me obliga a conocer y analizar toda la problemática nacional, por circunstancias que la Defensa Nacional, abarca la totalidad de la Patria. Por su puesto que, este conocimiento se refiere a la Gran Política y no a la Política Partidista, donde jamás intervine, pues mi finalidad como soldado es velar por la Patria y sus Principios (que es lo permanente) y no por el Partido (que no es lo Permanente). El grado además, por el nivel de responsabilidad, me faculta a expresarme con claridad, cuando los problemas existentes revistan tal gravedad, como los que trataremos ante esta Honorable Cámara.”

“Antes estas circunstancias se produjo en mi un choque Espiritual, entre el deber de la obediencia y la voz de la Conciencia, prevaleciendo esta última, al quedarme cerrado todos los caminos de la Razón.”

En su alegato de defensa, explicando el por qué de esos alzamientos, expone en el año 1990, todo los males que vendrían a la Nación si no se actuaba. Se anticipó así, al problema masivo de la droga, inseguridad, carencia de sistema de salud y educación adecuados, el desarme de las FFAA, el debilitamiento de los partidos políticos, los poderes del Estado en crisis, la inseguridad jurídica-política-social y económica, en la que hoy 2009, está sumergida el país.

Él, anticipó lo que sucedería si no se aplicaban cambios. Nadie lo escuchó, y se lo catalogó de golpista, ya que no le convenía al poder político ni a los intereses económicos extranjeros, que una persona con tan grandes conocimientos, estuviera suelta en la sociedad “creando conciencia”.

Dejamos un link para bajar el alegato de defensa para quien le interese leer, y vea el por qué del alzamiento de Seneldín, que no obedeció en nada al quebrantamiento de la democracia, sino a fortalecer el sistema republicano que expresa nuestra Constitución Nacional.

Alegato del Coronel Seineldín ante la Cámara Federal (click para acceder)

LIBRO DE SEINELDIN. El nuevo orden mundial.

Carta de Delicia Giachino a Seneldín

3 de diciembre: 23 años del levantamiento contra el Nuevo Orden Mundial

“No tienen idea del hombre que ha muerto” Emotivas palabras y arengas, y toque de silencio

Entonando la “MARCHA DEL VETERANO DE GUERRA”

Una multitud despidió los restos del gran patriota Seineldín

Fuente: El Malvinense


”Las voces de la historia y la memoria de los Pueblos Iberoamericanos, surgidos de las sacrificadas y largas luchas de sus antepasados, hoy se enfrentan a una díficil encrucijada. Poderes extranjeros confabulados con las ambiciones mezquinas de gobernantes locales, (que han vendido sus pueblos), pretenden imponerles un Sistema Prepotente e Inmoral; ”EL NUEVO ORDEN INTERNACIONAL”.

Hoy la agresión de un Nuevo Orden sobre Iberoamérica nos une en la lucha por la NUEVA INDEPENDENCIA. No hay ni habrá soluciones aisladas; ningún País por si solo podrá triunfar; la RESISTENCIA debe ser global, y definitiva, para que, a partir de ella, logremos la tan ansiada RECONSTRUCCIÓN DE NUESTROS PUEBLOS.

Resistirse a esta moderna y falaz invasión, hacia nuestras culturas y valores, es un mandato de nuestros Próceres y, a la vez, un deber de todo Patriota Iberoamericano que se precie de ser Persona con Dignidad.

Sin duda que, en Dios, su Santísima Madre, y nuestros Hermanos de la Gran Patria, encontraremos la fuente de inspiración y toda la voluntad para la lucha.

¡AMÉRICA ES POSIBLE!”

– Mohamed Alí Seneldín (1933-2009), Héroe de Malvinas, en su libro (Síntesis del Proyecto Mundialista ”Nuevo Orden” para ser impuesto en las Naciones Iberoamericanas):


Seineldin asume la presidencia del comando Superior peronista (Discurso)

Mohamed Alí Seineldín. Militar esclarecido, patriota y predicador en el desierto. Cuando se encontraba detenido en la prisión de Campo de Mayo, en medio de la entrega menemista, y mientras sobraba “la pizza y el champagne”, el menú preferido para celebrar el derrumbe nacional y del que también saborearon los hoy “impolutos” funcionarios kirchneristas, el ex coronel Seineldín asumía, apoyado por unos pocos fieles, la presidencia honoraria del Comando Superior Peronista.

Un estupendo relato leyó el Héroe de Malvinas al hacerse cargo de tan honorable puesto. Mohamed Alí Seineldín siempre entendió al pueblo y su profundo, aunque no siempre visible, sentimiento nacional. Por eso jugó buena parte de su vida al apoyar a la ideología y la doctrina peronistas. Por allí iba –y va- el devenir de la patria: obviar esto, pensaba el militar, era ir contra la idiosincrasia del pueblo argentino.

Decíamos: pocos los escuchaban entonces. Se acrecienta la figura de Seineldín una vez que ha muerto. No está mal recordarlo, pues, en tiempos de lealtades sobornables, él terminó aferrado a un nacionalismo genuino y austero. El siguiente discurso es de cuando asumió la máxima jefatura del Comando Superior Peronista.


 

Mientras el régimen continúa profundizando la crisis total de la Argentina, nosotros proponemos un nuevo modelo para salir de todas las crisis… Pero no uno basado en valores económicos, siempre depreciables, sino un modelo de hombre nuevo, que camine por la vida siguiendo los pasos de Nuestro Señor Jesucristo y brindándose totalmente por su Patria; que no se venda nunca, por ningún precio.
Así han vivido muchos argentinos… Algunos tuvieron un amor tan grande por Dios y por la Patria, que resultaron molestos para el régimen, el cual los atacó miserablemente.
Entre ellos, quisiéramos recordar, hoy en especial, a un compatriota eminente que fue llamado por Dios hace ya seis años, pero que no se irá nunca de nuestros corazones.
¡Coronel Mohamed Alí Seineldín…! ¡¡PRESENTE!!