La Sociedad Fabiana y la creación de un Gobierno Mundial

INTRODUCCIÓN

Es en la segunda mitad del siglo XIX, cuando se plantea la gran pregunta ¿Quién tiene derecho a gobernar el mundo? Recordemos que al menos durante seis mil años el hombre ha tratado de gobernar el hombre para su propio fracaso. La humanidad ha intentado todo tipo de sistema social-político-económico; democracias, dictaduras, monarquías, feudalismo, plutocracias, etc. Todo lo que nos podamos imaginar ha sido ya probado… y ha fracasado. 
Solo nos queda una opción; un Nuevo Orden Mundial, con un único gobierno que lo controle todo, y es justamente en la ”Sociedad Fabiana” donde nace esta idea.
 
LA SOCIEDAD FABIANA; ¿QUÉ ES? ¿Y QUÉ BUSCA?

La primera reunión de la Fabian Society fue sostenida en la casa de E.R. Pease, un miembro de la Bolsa de Comercio de Londres. Dos de los miembros principales fueron George Bernard Shaw y Sidney Webb. Otros miembros tempranos fueron Eleanor Marx, la teosofista y ocultista Annie Besant, y el escritor H. G. Wells.
 
El nombre de la sociedad fue sugerido por el espiritista Frank Podmore, que la nombró así por el brillante anciano general romano del siglo III a.C., censor y cónsul, Quintus Fabius (Maximus Verrucosus, 303-203 a.C.) quien fue hecho dictador en 221-217 a.C. y que con su pequeña banda de guerrillas y con astucia suprema defendió Roma con éxito, derrotando al mucho más grande y fuerte ejército cartaginés de Aníbal mediante el “gradualismo” y el “terrorismo” durante la época de la segunda Guerra Púnica.
En el siglo pasado, miembros de la Sociedad Fabiana de dinásticas familias bancarias de la City de Londres financiaron la toma comunista del poder en Rusia.
 
Trotsky en su biografía se refiere a algunos préstamos de estos financistas británicos que se remontan hasta 1907.
 
Hacia 1917 las principales subvenciones y el financiamiento para la Revolución Bolchevique fueron coordinados y organizados por Sir George Buchanan y Lord Alfred Milner.
 
El sistema comunista en Rusia fue un “experimento británico” diseñado en último término para convertirse en un modelo socialista fabiano para la toma británica del poder en el mundo por medio de Naciones Unidas y la Unión Europea.
El plan británico para tomar el control del mundo y llevarlo a un “Nuevo Orden Mundial” comenzó con las enseñanzas de John Ruskin y Cecil Rhodes en la Universidad de Oxford.

 Rhodes en uno de sus testamentos en 1877 dejó a Lord Nathan Rothschild como administrador de su enorme fortuna para que estableciera el Programa de Becas de Rhodes en Oxford para adoctrinar a prometedores jóvenes graduados para dicho objetivo, y también para establecer una sociedad secreta para líderes comerciales y bancarios principales en todo el mundo que trabajarían para la City materializando su gobierno mundial socialista.
Rothschild designó a Lord Alfred Milner para poner en práctica el plan. Al principio la sociedad fue llamada el Kindergarten de Milner, pero luego en 1909 vino a ser llamada La Mesa Redonda. Debía trabajar estrechamente con la Escuela de Economía de Londres fundada en 1894 por el líder socialista fabiano Sidney Webb (Lord Passfield).

 Hoy ex-becarios de Rhodes (como Bill Clinton), miembros fabianos de la Mesa Redonda de Negocios, y graduados de la Escuela de Economía de Londres (la primordial escuela de formación socialista fabiana en el mundo) dominan los sistemas de la banca global, comerciales y políticos en cada país.

El plan de la Sociedad Fabiana británica para tomar el control del mundo por medio de la comunidad financiera de la City de Londres fue primero publicado en un libro titulado “Todas Estas Cosas” de un escritor y periodista de Nueva Zelanda, A.N. Field.
El entonces presidente de la organización era un judío de la City de Londres, Israel Moses Sieff, y era el presunto autor del plan. Sieff era también el presidente y el financista de la cadena de tiendas Marks and Spencer’s y vicepresidente de la Sociedad Sionista británica.
 
Centrado alrededor de los financieros internacionales del sionismo de la City de Londres en la filial del Banco de Inglaterra, la Bankers Industrial Development Company, la esencia del documento “Libertad y Planificación” era (y todavía es) gradualmente “sovietizar” al mundo basado en su “Plan de Cinco Años” inaugurado en Moscú en 1927-28 en la Unión Soviética.

Saul Alinsky, agitador comunista judío, según muchos influyó en el pensamiento de Barack Obama.

Básicamente el plan implicaba la sutil transferencia de la capacidad productiva entera de cada país en todo el mundo a una serie de grandes agencias “del Estado”, que serían entonces “corporativizadas”, y luego “privatizadas”, entregadas a las manos de los bancos internacionales de la Corporación de la Ciudad de Londres y las corporaciones que ellos controlan.
 
La propiedad privada individual sería restringida severamente, con la mayor parte de, la tierra, el mar, las pesquerías, ríos, lagos, puertos, ferrocarriles, comunicaciones, medios, caminos, electricidad, energía, alimentos, agua, manejo de desechos, alojamiento, granjas, propiedad comercial, escuelas, hospitales, policía, asistencia social, Impuestos Internos, etc….transferidos a corporaciones estatutarias, compañías o cárteles de tierras que indirectamente pertenecerían a bancos de la City de Londres.
 
A los “campesinos” se les permitiría aún poseer su propia ropa, y pequeños bienes como mobiliario, autos y botes, etc., pero los principales bienes de cada país serían poseídos por sus corporaciones y bancos multinacionales.
 
En esencia, la Corporación de la Ciudad de Londres se convertiría en la “Corporación Mundial de la Tierra” y poseería de manera privada el mundo. Todos los gobiernos independientes, soberanos y nacionales serían totalmente abolidos.

Similar al experimento realizado en la Unión Soviética, el mundo entero sería eventualmente transferido a una comunista República Socialista Soviética mundial de “Naciones Unidas”, donde cada país sería “regionalizado” y gobernado por “Consejos Regionales”, mediante una dictadura de Naciones Unidas llamada una “Asamblea Parlamentaria”, que sería sólo otro nombre para un “Comité Central” soviético, y todos los gobiernos independientes, soberanos y nacionales serían totalmente abolidos.
El libro de sir Roger Douglas “Asunto Inconcluso” (Unfinished Business) y el libro de John Redwood “Empresa Pública en Crisis” (Public Enterprise in Crisis) son los principales manuales usados por Ministros de Hacienda y funcionarios de gobiernos centrales y locales de todo el mundo para liquidar la “plata familiar” y los bienes estatales de cada nación, siendo transferidos los más “sensibles” activos sociales a sociedades público-privadas de tipo fascista, que están diseñadas para hacer que las masas públicas y la clase campesina “piensen” que ellos tienen algún grado de control, cuando en realidad no tienen ninguno, por cuanto la verdadera propiedad de los activos es mantenida por los bancos y corporaciones de la City de Londres que los financian.
 
Hasta hace relativamente poco tiempo, John Redwood era el jefe de la Unidad de Privatización Extranjera global de N. M. Rothschild & Sons de Londres, que coordina el proceso de privatización global entero.
 
Sir Roger ha sido contratado como un asesor por los bancos de la City de Londres, el Banco Mundial y otros, para aconsejar sobre programas de privatización nacional también.
 
La “regionalización” del mundo por parte de la Sociedad Fabiana (ha de hacerse) mediante el control de concejos regionales y municipales de Naciones Unidas y de la Unión Europea.
Todos los países en el mundo actualmente están siendo “regionalizados”.
 
Actualmente, por ejemplo, el todo de Estados Unidos está siendo “regionalizado” y el Comité de la Unión Europea de las Regiones, basado en Bruselas, está “regionalizando” cada país de la Unión Europea.
Como hay una “estrecha relación” entre los aumentos de remuneración de los políticos de los principales cuerpos locales con el nivel global de la demanda de aumento de los parlamentos, así mismo hay una “relación cercana” entre el nivel de aumento de imposiciones del concejo y el status financiero de la gente que vive en cada distrito o circunscripción electoral.
 
Los banqueros fabianos ya “poseen” las propiedades mantenidas por los contribuyentes con una “hipoteca” (mort-gage) sobre ellas.
 
Esto incluye todas las casas privadas, granjas, negocios y propiedades comerciales, la deuda a los gobiernos locales y centrales. Toda la gente joven con préstamos estudiantiles y grupos beneficiarios de bienestar también entran bajo esta categoría.
 
En términos generales los banqueros centrales creen que este grupo no es una preocupación, por cuanto ellos ya están bajo su estricto control y firmemente agarrados mediante la dependencia de la asistencia de bienestar o la fidelidad a la hipoteca (“obligación de muerte”).
 
Pero el grupo que los socialista fabianos odian más que a todos son los dueños-propietarios “de pleno dominio”.
 
De ahí, este grupo lo más a menudo es la “clase media”, que consiste predominantemente en ciudadanos de mediana edad y más particularmente jubilados, que son generalmente los más ricos en bienes.
 
A consecuencia de este fenómeno, todos los impuestos globales de las propiedades residenciales y las políticas de impuestos de los contribuyentes están ahora siendo sutilmente enfocadas contra estos grupos particulares para confiscar todas sus propiedades.
 
Esencialmente los bancos de la fabiana City de Londres prevén que esto será conseguido mediante una variedad de medidas, incluidas gravosas alzas municipales de precios, impuestos sobre la plusvalía, y otras.
 
Extracto del libro “La influencia Fabiana sobre los planes gubernamentales de Nueva Zelanda”.