“¡Que este delincuente se vaya de la fiesta!”

Poco a poco surgen detalles del escándalo protagonizado por la presencia de Juan Manzur y su esposa en una fiesta de cumpleaños, en el salón Vicenzo, el sábado último, y que fue revelado por CONTEXTO (ver nota anterior).

La llegada del candidato alperovichista a la celebración del cumpleaños de un empresario -quien se dedica a la venta de fuegos artificiales- primero comenzó a generar insistentes murmullos entre los invitados.

De pronto, una señora rubia habría estallado de furia. “Yo no voy a avalar que este delincuente esté como si nada con nosotros en la fiesta”, habría señalado a los gritos, mientras su esposo intentaba calmarla.

“La gente que sea decente se tiene que retirar de la fiesta. O si no que se vaya el delincuente”, habría bramado la dama, según testigos.

Acto seguido, muchos invitados comenzaron a retirarse del salón, hacia los jardines de Vicenzo. Fue entonces que, tras un breve intercambio con el empresario agasajado, Manzur optó por irse junto a su esposa.

Luego, los asistentes que habían salido volvieron a ingresar en el salón, y la fiesta prosiguió con normalidad, aunque obviamente se siguió hablando toda la noche sobre el incidente con Manzur.

Los dueños del salón de fiestas admitieron el incidente, pero intentaron minimizarlo, y señalaron que por la presencia de Manzur “solo se retiraron dos invitados”.

Mientras tanto, el episodio ha generado centenares de comentarios en las redes sociales.