Papa Abortista – Compilado De Noticias

El papa permite perdonar «el pecado del aborto» durante el Jubileo

Francisco otorga a los sacerdotes  que puedan absolver a «quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón»

El papa Francisco ha concedido a los sacerdotes la facultad de absolver «el pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón», durante el Jubileo de la Misericordia que comienza el próximo 8 de diciembre y se celebrara hasta el 20 de noviembre de 2016.

Así se lee en una carta enviada al presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, y encargado de organizar el Año Santo extraordinario convocado por el pontífice y publicada hoy por la oficina de prensa del Vaticano.

Según la doctrina católica, el aborto es un pecado grave que comporta excomunión y un sacerdote sólo lo puede absolver por orden de un obispo o del pontífice.

«El perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido», con esta premisa Francisco explica la decisión de conceder a los sacerdotes que absuelvan pecados considerados graves por la Iglesia católica.

«También por este motivo he decidido conceder a todos los sacerdotes para el Año jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón», reconoce el papa.

Francisco afirma que «uno de los graves problemas de nuestro tiempo es, ciertamente, la modificación de la relación con la vida» y que «algunos viven el drama del aborto con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo».

Pero muchos otros, en cambio, agrega el papa, «incluso viviendo ese momento como una derrota, consideran no tener otro camino por donde ir».

«Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión», escribe Francisco.

La carta continúa: «Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa. Lo sucedido es profundamente injusto; sin embargo, sólo el hecho de comprenderlo en su verdad puede consentir no perder la esperanza».

Francisco indica entonces a los sacerdotes que «se deben preparar para esta gran tarea sabiendo conjugar palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido, e indicar un itinerario de conversión».

En la bula (documento) en el que el papa convocaba el Jubileo ya se incluía que una de las novedades serían los llamados «Misioneros de la Misericordia», sacerdotes enviados por Francisco para predicar y confesar también los llamados «pecados reservados a la sede apostólica», entre ellos el aborto.

Con esta carta, Francisco explica con todo detalle y da instrucciones sobre cómo obtener la indulgencia plenaria durante este Año Santo dedicado a la Misericordia.

«Para vivir y obtener la indulgencia los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión», agrega el papa.

Y añade que se «se pueda ganar la indulgencia en los santuarios donde se abra la Puerta de la Misericordia y en las iglesias que tradicionalmente se identifican como Jubilares».

Fuente: La Voz De Galicia


Cualquier sacerdote podrá perdonar el pecado de aborto

El Papa Francisco ha concedido a los sacerdotes la facultad de absolver “el pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón”, durante el Jubileo de la Misericordia. Hasta el momento su absolución estaba reservada a los obispos.

El Papa Francisco ha anunciado que durante la celebración del jubileo de la Misericordia, el cual se celebrará desde el próximo 8 de diciembre al 20 de noviembre de 2016, todos los sacerdotes tendrán la potestad de absolver a las mujeres que hayan cometido “el pecado del aborto”, ya que “el perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido” y “muchas de ellas llevan en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa”.

En una carta escrita por el propio Francisco a Monseñor Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, el Santo Padre explica que “algunos viven el drama del aborto con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo”, pero que otros muchos, en cambio, lo viven “como una derrota” porque “consideran no tener otro camino por donde ir”.

El Papa ha añadido que piensa “de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión. Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa”. Ante esa situación, Francisco advierte de que “el perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido” y anuncia que ha concedido a todos los sacerdotes “la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón”.

El Cardenal Valasio de Paolis, ha recordado que el “aborto sigue siendo un pecado y el Papa no ha decidido derogarlo” y ha señalado que “es normal, con motivo del Jubileo, la Iglesia levante todos los obstáculos para permitir la absolución de pecados tan graves como el aborto”.

En la carta Francisco también hizo una mención especial a los ancianos y enfermos que viven solos y señaló que el Jubileo debe ser “una gran amnistía” para aquellos presos que, “incluso mereciendo una pena, han tomado conciencia de la injusticia cometida y desean sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad dando su contribución honesta”.

Tampoco quiso olvidarse de los reclusos que han decidido volver a integrase en la sociedad, a los que mandó el siguiente mensaje “todos ellos llegue realmente la misericordia del Padre que quiere estar cerca de quien más necesita de su perdón. En las capillas de las cárceles podrán ganar la indulgencia, y cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre, pueda este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de convertir los corazones, es también capaz de convertir las rejas en experiencia de libertad”.

Fuente: Infovaticano


El papa da permiso para perdonar durante el Año Santo a las mujeres que hayan abortado

El papa Francisco concedió este martes un permiso temporal para que los sacerdotes puedan absolver del “pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón”.

El perdón, sin embargo, solamente podrá ser concedido durante el Jubileo de la Misericordia o Año Santo, entre el 8 de diciembre próximo y el 20 de noviembre de 2016.

Así se lee en una carta firmada por el sumo pontífice y enviada al presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, encargado de organizar el Año Santo extraordinario.

En la Iglesia católica, el Jubileo o Año Santo es un tiempo en que se concede indulgencias especiales a los fieles que cumplen determinadas condiciones, a imitación del año jubilar mencionado en el Antiguo Testamento.

Y, según la doctrina católica, el aborto es un pecado grave que conlleva la excomunión, por lo que en condiciones normales un sacerdote sólo puede asbolver a quien haya incurrido en él por orden de un obispo o del sumo pontífice.

“Dolorosa cicatriz”

“Uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es el cambio de cómo nos relacionamos con la vida. Una mentalidad muy difusa ha hecho perder la debida sensibilidad personal y social hacia la acogida de una nueva vida”, escribe el papa Francisco en el texto, publicado este martes por la oficina de prensa del Vaticano.

“Pienso en las mujeres que han tenido que recurrir al aborto. Conozco bien los condicionantes que han tenido que enfrentar y sé que es un drama existencial y moral”, asegura el Papa.

Es un drama que, según Jorge Mario Bergoglio, les ha dejado “en el corazón una dolorosa cicatriz”.

Por ello, el papa dice que “no se les puede negar el perdón de Dios, sobre todo cuando se acude de manera sincera al Sacramento de la Confesión para lograr la reconciliación con el Padre”.

Fuente: BBC


Qué alcance tiene la licencia dada por el Papa para perdonar el aborto

Por: Claudia Peiró cpeiro@infobae.com

El anuncio ha impactado al mundo. Pero, ¿implica un cambio de doctrina? Infobae consultó a especialistas. Y surgió un dato poco conocido: los curas de Buenos Aires ya gozaban de esta facultad

Durante el próximo Año del Jubileo, que Francisco bautizó como Jubileo de la Misericordia y que se inicia en diciembre, todos los sacerdotes del mundo podrían absolver a las personas que, arrepentidas, confiesen este pecado ante ellos, una facultad hasta ahora reservada a los obispos. Ahora bien, ¿es realmente una novedad? ¿Significa esto que la Iglesia Católica cambia su posición respecto al aborto?

Para entender el alcance de este anuncio, Infobae consultó al padre Fabián Báez, párroco de María Reina en Villa Urquiza (Capital Federal), quien aclaró que, para el código de derecho canónico, “el pecado del aborto es motivo de excomunión, una medida que debe ser levantada por la autoridad de la diócesis, por el obispo; pero éste puede darles esta licencia a algunos sacerdotes”.

Precisamente, lo que acaba de anunciar el Papa es que durante el año del Jubileo, todos los sacerdotes podrán absolver de este pecado a las personas que estén arrepentidas y acudan a ellos en confesión y en busca de perdón. No será necesario remitirlas al obispo.

Existen otros delitos canónicos, que también tiene por pena la excomunión –aclara Báez-, como la herejía, el cisma o el revelar el secreto de confesión. Este último es incluso considerado más grave y no puede ser absuelto ni siquiera por el obispo, sino que debe intervenir la Santa Sede.

En Buenos Aires, esta dispensa fue otorgada a todos los sacerdotes por el Arzobispo Antonio Quarracino

El padre Báez, que fue ordenado sacerdote en el año 2000 por Jorge Bergoglio, celebra la decisión de Francisco, en línea con la misericordia que este Papa predica constantemente. Y revela un dato poco difundido: en Buenos Aires, todos los sacerdotes gozan ya de la autorización episcopal para absolver ese pecado.

Lo más sorprendente es que la medida fue tomada por el Arzobispo Antonio Quarracino, antecesor de Jorge Bergoglio en la arquidiócesis de Buenos Aires, y al que la opinión pública en general, y el progresismo en particular, consideraba extremadamente conservador. La dispensa de Quarracino fue prolongada por Jorge Bergoglio.

El amor sana, dice el Padre Fabián Báez. “Pero para que haya misericordia debe haber conciencia”, aclara. No se trata de un cambio de la posición de la Iglesia Católica respecto al aborto, que sigue siendo considerado un pecado grave, sino una medida que apunta a una mejor acogida en el seno de la Iglesia de las personas que buscan perdón y consuelo.

En opinión de Andrés Beltramo, periodista del Vatican Insider, el sitio especializado del diario italiano La Stampa, esta decisión de Francisco implica de hecho dejar sin efecto la excomunión en el caso del aborto, sin que deje de ser considerado un pecado grave.

“La disposición del código canónico sobre el aborto puede convertirse en un obstáculo para la reconciliación de personas que, arrepentidas, confiesan un pecado grave, y no se sienten acogidas, porque el sacerdote no puede absolverlas. De hecho quedan excomulgadas, y son remitidas al obispo y puede empezar un camino burocrático que desanima a esa persona”, dice Beltramo, desde Roma, en diálogo telefónico con Infobae.

“Esta dispensa no es novedosa, pero es la primera vez que la concede un Papa”

“Esto que hizo el Papa no es algo novedoso -advierte-; en México por ejemplo durante la semana del perdón, muchas diócesis aplican esta medida. Pero es la primera vez que lo hace un Papa. Y tiene una lógica: se parte de la base de que las personas, al momento de la confesión, ya dan un primer paso para enfrentarse al problema. Y hay que tener en cuenta que es un momento de gran fragilidad de las personas, por eso es importante que se sientan acogidas y no desalentadas”.

El código de derecho canónico actualmente vigente data de 1983. Según Beltramo, se aplicó la pena de excomunión al aborto para marcar que para la Iglesia se trata de un pecado grave. Pero hace la precisión de que la excomunión no es una “condena perpetua” sino que tiene por objeto “sanar”, abrir un período para que la persona “recapacite y cambie”.

Ante la consulta de si esto será provisorio –por el Año del Jubileo- o permanente, Beltramo dice que es una decisión personal del Papa. Pero aclara que los Papas pueden dar una dispensa y ésta, si no media reforma del Código canónico, sólo estará vigente por el tiempo del papado en cuestión.

Él cree que en algún momento habrá una nueva reforma porque el artículo referido al aborto, el 1398, que dice: “Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae” (es decir, automática, sin juicio eclesiástico), puede ser ambiguo. Por ejemplo, un político que promueve la legalización del aborto, algo que puede tener consecuencias incluso más graves y extendidas que un caso individual, ¿queda incluido en la definición, si no procuró directamente un aborto efectivamente realizado?

Fuente: Infobae


Opinión:

 

 

No hace falta que el Papa ordene perdonar los abortos durante el Jubileo, ya que en realidad el aborto se enmarca en el pecado mortal conocido como “no matarás”, de manera tal que siempre ha estado permitido perdonar este pecado bajo el correspondiente arrepentimiento.
Estas declaraciones lo único que hacen es promover el aborto, que es una de las agendas del Nuevo Orden Mundial, del cual el Papa Francisco forma parte (lo que no quiere decir que la religión católica sea mala, sino que los hombres que la dirigen se han alejado del Dios).