Revelan un “pasado buitre” de Axel Kicillof

El ministro de Economía, detractor de los holdouts, pidió el remate de una propiedad tras un préstamo en dólares. La explicación del funcionario. Galería de imágenes.

Axel Kicillof no siempre tuvo un discurso en contra de la usura y el ahorro en dólares. A sus 22 años se desempeñó como prestamista en divisa norteamericana y hasta estuvo a punto de rematar una casa por US$ 6.300 que no le habían devuelto. “El ministro estuvo al margen de la negociación”, explicaron sus voceros a Perfil.com.

El sitio Eliminando Variables reveló que a comienzos de los 2000, el funcionario ​buscó “casi de forma obsesiva” que la Justicia ejecutara la hipoteca y desalojara la vivienda de un matrimonio que le debía dinero.

Se trataba de una pareja con dos hijos menores, que le debían 6.300 dólares en total a él y a una socia de entonces. Según consta en distintos documentos que publicó el sitio, el ministro trató de adquirir la propiedad aprovechando la situación límite de sus habitantes.

Las actuaciones judiciales que mantuvo el funcionario contrastan con las políticas “nac & pop” que llevó adelante desde su asunción en el Ministerio de Economía, el 20 de noviembre de 2103, cuando se convirtió en el emblema del gobierno argentino contra los “fondos buitre”. Desde allí se alzó como un entusiasta a la hora de criticar las duras condiciones que imponían los acreedores para cobrar su dinero.

El caso. Todo empezó el 29 de septiembre de 1993. Kicillof decidió obtener un margen de ganancia sideral mediante un préstamo junto a la empresaria Susana Kantor. Quienes recibieron el dinero del ministro fueron Julio César Moreno y María Alejandra Gauna. Ellos presentaron como garantía de hipoteca (real, en primer grado), una propiedad de 397 metros cuadrados en el Partido de Tres de Febrero, en la provincia de Buenos Aires.

“De un trabajo de ese momento”, el ministro había logrado ahorrar US$ 2.060. Su socia entregó los US$ 4.240 restantes. El interés anual era del 12 por ciento y se aclaraba en el texto que pagarían todos los 29 de cada mes.

Siete años después, a mediados del 2000, la pareja dejó de pagar. A partir de ese momento, los abogados que representaban a Kicillof pidieron el remate de la propiedad que se había dispuesto como garantía para el préstamo.

La causa de Kicillof y Kantor contra el matrimonio recayó en el juzgado del hoy camarista Claudio Ramos Feijoo. Durante la negociación, el ministro dejó en claro que quería dólares y no pesos, algo muy distinto a lo que plantea hoy desde el otro lado del mostrador. Todo se resolvió tiempo después mediante un “acuerdo extrajudicial”.

Réplica. Voceros del Ministerio de Economía explicaron a Perfil.com que “Kicillof puso sus ahorros en una escribanía. El préstamo y toda la negociación la llevó adelante el equipo de abogados de ese lugar, era algo típico en el momento, él nunca conoció a esta familia, de hecho se mantuvo al margen de esta negociación”.

“Quieren vincularlo con los buitres cuando los holdouts compraron bonos de un país en quiebra, esto fue un préstamo que, como cualquiera que presta, quiere que le devuelvan su plata”, continuaron.

Por último, los secretarios del ministro vincularon la aparición de esta información a “una previsible operación de prensa a una semana de las elecciones”. “Deben tener mucho miedo de los resultados que se avecinan, si no no sacarían esto”, concluyeron.

Fuente: Perfil